sábado, 12 de octubre de 2013

LA GENTE HONRADA


Permítanme que les presente a Philippe Manche, parado “forzoso”, de 53 años, quien, tras ser despedido -de muy mala forma y sin ninguna indemnización tras formar parte de la plantilla de una multinacional cualquiera-, debió reconstruir su vida desde cero, contando sólo con el apoyo de algunos de sus amigos, sus hijos y su propia inventiva.

Philippe Manche es uno de tantos ciudadanos del mundo global en el que vivimos, que ha sufrido el imparable y nefasto avance del capitalismo “termita”, ése que sólo deja ruinas y terrenos baldíos y arrasados tras su paso. Su vida no era un camino de rosas, pero gracias a su esfuerzo y el aporte económico de una nómica que cada año crecía de manera inversamente proporcional a la codicia de quienes manejaban a la empresa en la que trabajaba había logrado sacar a su familia adelante.

Es cierto que su matrimonio se fue apagando con el paso de los años y, llegado el momento, se rompió sin tan siquiera hacer ruido. Sin embargo, nadie le hubiera podido predecir la deriva que su vida tomaría, nada más recibir aquella nefasta llamada, el mismo día de su cumpleaños.

Al final, su separación fue una cuestión baladí, luego de perder su casa, su autoestima y sus ganas de vivir, de manera casi simultánea. Situaciones así ponen a prueba el temple de una persona y, por extraño que les pudiera parecer, tras leer los párrafos anteriores, Philippe Manche encontró una excusa para seguir a flote, mientras se empeñaba en no perder el cariño de sus hijos y de su recién nacido nieto.

Fue paseando con el bebé cuando Phiippe Manche se cruzó en el camino –y en la filosofía vital- de Robert, librero, amante de la poesía, la buena conversación y los caldos más exquisitos. Nada más entrar en la pequeña y atestada librería de Robert, su vida le dio una nueva oportunidad y una razón para seguir en la brecha, aunque ni el mismo Philippe Manche siquiera lo sospechara.

Después la suma de un aburrido viaje en tren y el pelo largo de su hijo Arnaud le dieron la idea que necesitaba para reencontrarse con la autoestima perdida, tiempo atrás. ¿Y si me dedicara a cortar el pelo a los aburridos pasajeros que llenan una línea cualquiera de los ferrocarriles franceses?... Dicho y hecho. Con buscar un peine, unas tijeras, un máquina de afeitar y un poco de colonia, problema solucionado.

Tal y como podrán comprender, uno no aprende a ser peluquero de la noche a la mañana, por mucho que Youtube esté lleno de tutoriales. No obstante, otro encuentro, en este caso, con Camille, la camarera que trabajaba en el vagón restaurante del tren en el que Philippe Manche decidió montar su negocio, fue crucial para él, y no sólo porque Camille era una peluquera profesional, obligada por las circunstancias a dejar su profesión y ponerse a servir detrás de una barra.

Juntos, recuperarán la ilusión por vivir, por disfrutar de la compañía íntima de otro ser humano, mientras el negocio de Philippe Manche va ganando en popularidad, aplomo y buen hacer. En palabras del “sabio” Robert, la transformación de Philippe Manche es similar a la del protagonista de la Metamorfosis de Kafka, pero en sentido inverso y con un aspecto mucho más lozano.

La Gente Honrada, escrita por Jean-Pierre Gibrat y dibujada por Christian Durieux –con color de Marmelade- es toda una lección de práctica de cómo vivir en el siglo XXI, siglo que ha comenzado con una crisis GLOBAL, la cual amenaza con quedarse con nosotros durante años. De no ser por sus dibujos, la Gente Honrada sería una novela, una película o una serie de televisión, de las que programan en hora de máxima audiencia. Cierto es que calificarla de “novela gráfica” en vez de cómic atraerá a quienes gustan de diferenciarse del resto, aventurándose a leer lo que es un cómic, narración secuencial o el tebeo de toda la vida, por muy peyorativo que esto pueda sonar.

No obstante, su calidad, buen hacer y actualidad la hacen merecedora de figurar tanto en una sección literaria, como en una sección dedicada al noveno arte, razón por la cual se ha publicado junto a reseñas de libros que sólo tienen letras impresas en sus páginas y no una mezcla de texto e imágenes.

Además, llega un momento en el que el formato es lo que menos te importa y sólo quieres saber cómo termina la peripecia vital de Philippe Manche y no hay nada que importe más a la hora de sumergirse en el reto de la lectura que disfrutar con cada minuto de ella. Y eso es lo que ocurre con la Gente Honrada, de principio a fin. 

LA GENTE HONRADA
Jean-Pierre Gibrat y Christian Durieux
Colección: NÓMADAS
Formato: Cartoné
Páginas: 128
Color: Color
ISBN: 978-84-679-0806-0
PVP: 18,00€
Norma Editorial

No hay comentarios:

Publicar un comentario