miércoles, 21 de noviembre de 2012

BOND. Cars & Vehicles & Books

Las aventuras del agente secreto James Bond 007 siempre han estado marcadas por los continuos viajes alrededor del globo, los malvados más perversos y las féminas más atractivas. No obstante, desde que el personaje diera el salto hasta la gran pantalla, un nuevo elemento definitorio se sumó a las aventuras del personaje creado por Ian Fleming; es decir, los espectaculares y exclusivos automóviles que circulan en sus películas.

De todos ellos, el más recordado, nombrado y deseado ha sido el Aston Martin DB5, vehículo que debutó en Goldfinger (1964), tercera de las adaptaciones cinematográficas del personaje literario. Su impresionante diseño, su aspecto indómito y su amplia galería de artilugios –entre los que destaca el asiento que puede expulsar al piloto, similar al que llevan instalados los cazas a reacción- lo han convertido en uno de los iconos de la saga.

Junto a él destaca el Lotus Esprit S1, cuya versión submarina apareció en LA espía que me amó (1977), una de las más espectaculares producciones de cuantas forman la ya larga lista de películas protagonizas por 007.

En 1987, el DB5 fue sustituido por el modelo Aston Martin V8, capaz de compararse por versatilidad y número de artilugios instalados en su interior con el mítico DB5, aunque las cosas hubieran cambiado en el mundo de los espías.
Después llegó BMW 750iL (Tomorrow never die); el también BMW, modelo Z8 (The world is not enough); y, en los últimos tiempos, el nuevo y no menos impresionante Aston Martin DBS (Casino Royal y Quantum of Solace).

Sin embargo, las películas de James Bond también han estado marcadas por otros vehículos, tales como la resolutiva y expeditiva “Littel Nellie” (You only live twice); el furtivo y esquivo Acrostar (Octopussy); o el versátil Q Boat (The world is not enough), fiel reflejo de la filosofía y las enseñazas de Q -el armero y mentor de 007- a lo largo de más de tres décadas.

Todo esto y muchas más cosas se pueden encontrar en el entretenido y ameno libro BOND Cars & Vehicles (ISBN-13: 978-1405355353) escrito por Alastair Dougall para la editorial DK. Su atractivo diseño, su cuidada selección de imágenes y los claros y precisos datos que lo acompañan lo convierten en un ejemplo de cómo se deben presentar este tipo de propuestas.
Además, su precio, unos 15 euros, no supone ninguna barrera para un lector cualquiera, lejos de los altos y disparatados precios que este tipo de libros solía tener en un pasado no tan lejano.

Este mismo mes de noviembre del año 2012 se han comercializado, con motivo del estreno de Skyfall, la aventura cinematográfica número 23 del literario agente secreto, una serie de libros, los cuales también celebran el 50 aniversario del nacimiento del personaje.
Uno de estos libros es: James Bond 50 years of Movie Posters (Dorling Kindersley. 978-1405356800) y que realiza un detallado recorrido por los icónicos carteles cinematográficos del agente 007.

Bond on Bond (Michael O'Mara Books. 978-1843178613) es una excusa, como otra cualquiera para que sir Roger Moore cuente, en primera persona, sus experiencias mientras daba la réplica al comandante James Bond. El libro no sólo recoge sus aventuras cinematográficas, las cuales le llevaron de un lado a otro del mundo durante más de una década. Es, además, una oportunidad para que el lector conozca, más a fondo, los entresijos que rodeaban la producción de dichas películas.

El último de los libros que acaban de ser publicados es Bond On Set Filming Skyfall (Dorling Kindersley. 978-1405356787) un making-off de la última aventura cinematográfica aunque con una calidad muy superior a la media, tal y como ya ocurrió con los dos anteriores libros, dedicados a las anteriores películas protagonizadas por Daniel Craig.

Y, por supuesto, para quienes no las conozcan todavía, siempre están las novelas originales, escritas por Ian Frleming. Si me lo permiten, dos recomendaciones; Al servicio secreto de su majetad (On Her Majesty's Secret Service) y Vive y deja morir (Live and Let Die),


J is for James © Stanley Chow 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario