miércoles, 30 de mayo de 2012

ENTREVISTA CON JAY BONANSINGA

Esta entrevista fue realizada por Eduardo Serradilla Sanchis para el magazine fantástico www.tumbaabierta.com. Agradecemos a los responsables de dicho magazine y al autor de la entrevista, su cesión para incluirla en esta sección.
La traducción del texto original en inglés © Elena Santana Guevara 2012


La primera pregunta, empezando por el final es ¿Con quién me debo enfadar por el secreto que se cuenta en las páginas finales? ¿Con usted o con Robert Kirkman?

Debo admitir que el culpable es Robert. Fue un placer llegar a ese momento, planteando las pistas… Sin embargo, la idea fue toda de Robert. Yo me sentí muy honrado de ayudarle con los detalles.

Después de resolver esa duda, la cual me lleva persiguiendo desde que finalicé el libro (risas) lo primero que me gustaría saber es cómo se repartieron el trabajo. ¿Robert Kirkman tenía ya un borrador de la historia y empezaron desde ahí o, por el contrario, hablaron entre ustedes para ver cuál sería la mejor elección para empezar esta trilogía?

La idea es toda de Robert. Él me da un guion básico, un esqueleto, y después yo empiezo añadir las células, los músculos y, por último, las facciones. Yo paso ese guion a prosa, pero la base, la historia en sí es de Robert. Mi aportación se encuentra en los detalles de ese guion. Es más, se podría decir que yo soy el que pongo la carne putrefacta en los huesos de ese esqueleto (risa macabra) Pero, tal y como he dicho, la idea de cada libro es de Robert.

En el artículo que escribió para el libro Triumph of the Walking Dead, usted señalaba que lo más le gustaba de la serie era la manera en la que Robert Kirkman escribía las relaciones entre los personajes. Textualmente decía The characters of TWD are not mere characters; they are people. They are terrific, and they are morally sickened. In other words, these people act like…well…real people.

¿Fue esto lo que más le atrajo, cuando le propusieron trabajar con Robert Kirkman o también influyó su gusto por el género zombi?

Sí, debo admitir que lo mejor de todo, y lo más revelador, de trabajar con Robert es ese énfasis en los personajes. Por supuesto que hay zombis y acción, y escenas gore, pero en lo que más nos hemos centrado tanto Robert como yo –y considero que es por ello que The Walking Dead es la serie que es- ha sido en los personajes y cómo interactúan. En el fondo, creo que se trata de una pregunta, que reverbera de principio a fin de la serie, y es la siguiente: ¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar para sobrevivir?

¿Cree que sus dos estilos literarios son compatibles o complementarios?

Robert es el primero que diría que él no es un escritor de prosa. Lo suyo es contar historias apoyado en una base visual. Yo soy un escritor de prosa al que le apasiona el medio visual, así que se podría decir que nuestro matrimonio funciona… Somos una pareja muy feliz, ya hemos comprado los muebles para la casa y planeamos casarnos en primavera… (risas) Es una broma, claro.

¿Qué le pareció la idea de contar la génesis de un personaje tan emblemático como es el gobernador? ¿Le gustaba el personaje, antes de empezar a escribir sobre él, o hubiera preferido escribir sobre otro?

No, por Dios Santo, odiaba a ese personaje. Leer o escribir acerca de una violación es lo que me resulta más duro. Sin embargo, el gobernador también me daba pena y eso era imprescindible para Robert, pues él quiere que sus personajes sean tridimensionales.

¿Pudo usted aportar sus ideas y su punto de vista sobre el personaje o Robert Kirkman le marcó lo que debía hacer con él?

Ha sido, y sigue siendo, la mejor experiencia que he tenido colaborando con otro autor. Y mira que he trabajado con mucha gente, entre ellas, con George Romero. Sin embargo, trabajar con Robert es algo natural, orgánico, en definitiva, un placer absoluto. Y, también, un sueño hecho realidad.

¿Qué es más difícil, contar los abusos de un personaje como Philip o tratar de humanizarlo como se puede leer en buena parte de la novela?

Lo que me ha resultado más difícil, sin lugar a dudas, ha sido escribir las violaciones. Humanizar a Philip no fue tan complicado, pero pensar una violación es brutal.

¿Y su relación con Penny? ¿No cree que sorprenderá ver a un personaje como Philip preocupándose tanto de su hija?

Sí y no. Considero que la gente que conozca la serie The Walking Dead entenderá las contradicciones.

Hay quienes opinan que tal y como se está desarrollando la serie gráfica, Rick Grimes terminará siendo como Philip ¿Qué opina?

Pues creo que sí, y considero que será trágico, y alucinante, y que dará que pensar, y, en pocas palabras, será impagable e inolvidable.

Otros pensamos que el gobernador es la prueba viviente de lo que escribió Joseph Conrad en su novela En el corazón de la tinieblas y cómo un determinado escenario puede terminar por cambiar la percepción de la realidad de una persona ¿Piensa que eso es lo que le pasó a Philip o se psicopatía venía de antes?

La tesis de Conrad se puede aplicar, sin problemas, a Philip. No creo que éste fuera un psicópata esperando su oportunidad, sino que el gobernador es el resultado de algo que ocurrió. Es una idea que tiene mucho impacto, porque le podría suceder a cualquiera.

¿Cree que The Walking Dead se podrá convertir, no sólo en una serie gráfica y una serie de televisión sino en una serie literaria de éxito como las anteriormente citadas?

Espero que sí. Creo que debería. La serie literaria está muy bien, pero, claro, yo no soy nada objetivo.

¿Le gustaría que algunas de las ideas que se pueden ver en la novela se vieran reflejadas en la serie de televisión?

Pues claro que sí. Sin embargo, debo admitir que me resulta la mar de interesante el que convivan los tres medios por si mismos y se comenten cosas entre ellos, pero sin que se lleguen a tocar.

¿Qué opina de dicha adaptación?

Considero que es sobresaliente, y no lo digo por decir. En mi opinión, es el cómic el que gana la partida, pero la serie de televisión es de lo mejorcito que he visto en la televisión en los últimos veinte años.

Cuál es el segundo pe¿rsonaje que piensan abordar, siempre que se pueda decir?

Lilly Caul. Es una chica que acaba en Woodbury, y eso es lo único que puedo decir sin que ponga mi vida en peligro.

Ahora, después de terminar esta novela, y preparando, supongo, la segunda, ¿Cuál es su opinión sobre Robert Kirkman y The Walking Dead?

Me encanta, lo adoro, babeo pensando en ello… No sé, no lo puedo expresar de otra forma (risas)

¿Qué le diría a un lector cualquiera para que fuera a una librería, comprara su novela y se la leyera?

Los zombis en este libro son geniales y, si eres un aficionado al género zombi, te encantará. Sin embargo, los zombis en si no son el elemento primordial de la historia, son un McGuffin, y el énfasis se pone en los personajes, en cómo sobrevivir a una plaga apocalíptica… Es una trama fascinante y desgarradora. (Y ya está, casi me disloco el hombro dándome palmaditas en la espalda)

Foto Jay Bonansinga © Jill Brazel 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada