lunes, 26 de septiembre de 2011

ACTION MAN: THE OFFICIAL DOSSIER

Ian Harrison
Harper Collins Publishers
192 páginas a todo color
ISBN: 0 00 716550 1


Quienes gustan de comprar guías de lectura de cualquier tipo y condición coincidirán conmigo en que, muchas de ellas, pecan de estar pensadas para un público muy, muy determinado. La consecuencia directa de esto es que si alguien ajeno al tema comienza a leer una de estas guías se pierde irremisiblemente.

Afortunadamente hay personas que antes de caer en ese problema se plantean la redacción de una guía de lectura como una forma de dar a conocer un determinado tema y no como complemento a unos conocimientos previos. Todo esto, y mucho más, se puede aplicar al libro de Ian Harrison, Action Man: The official dossier.

Para aquellos que no lo sepan, hay que decir que Action Man fue el hermano gemelo, pero británico, de GI Joe, norteamericano, un muñeco de treinta centímetros del que solo pudimos disfrutar los niños canarios, una década antes de la versión española, también conocida como Geyper Man.

Ciñéndonos al libro de Harrison, decir que su lectura es recomendable no sólo por lo amena y agradable de su redacción, sino por las detallas explicaciones cada vez que hace mención a uno de los cerca de cien uniformes distintos que terminaron por formar parte del catálogo del mencionado muñeco. De esta forma, el texto es una mezcla de recuerdos personales de los creadores de la línea de juguetes con datos concretos y documentados relacionados con la historia de los diferentes uniformes, tanto militares como civiles.

Al final el libro de Harrison cumple la función de un texto de historia militar, junto con los momento más señalado de uno de los juguetes que más han influido en la vida de una generación de niños, tanto en Inglaterra como en otros lugares, como las Islas Canarias.

Bueno sería que alguien decidiera escribir algo similar en relación con el Geyper Man, aunque bien es cierto que la vida de ese muñeco fue muchísima más corta que la de Action Man y además tuvo que competir con las figuras de Star War y los Masters del Universo. Aun así no estaría mal.

© Hasbro por la imagen de portada 2011