lunes, 3 de mayo de 2010

APOCALIPSIS ISLAND

Autor: Vicente Garcíaai
Libro de 296 páginas.
ISNB: 978-84-937544-0-2
Precio: 16,95€
Dolmen Book/ Dolmen Editorial


La imagen del zombi, tal y como la ha dibujado la imaginería acuñada, principalmente por el séptimo arte, es la de un ser torpe, lento, incapaz de cualquier otra acción que la de andar de un lado para otro, en busca de una víctima a la que devorar.
Pestilentes, putrefactos, casi decrépitos, son seres cuya única ambición es la acabar con cualquier ser vivo u animal que se cruce en su camino.

Con el paso del tiempo, esta imagen ha quedado un tanto obsoleta y propuestas como Land of the Dead, del maestro Romero o 28 Weeks Later, del tinerfeño Juan Carlos Fresnadillo, han demostrado que hay una nueva raza de zombis en la ciudad.
Además, las posibles causas de un suceso como este y cómo la sociedad debería aprender a vivir con él han sido objeto de estudio por diversas disciplinas artísticas, en especial la literatura.

Este es el caso de Apocalipsis Island, una novela escrita por Vicente García, conocido por su labor al frente de Dolmen Editorial, así como del magazine comiquero del mismo nombre.
La premisa de partida de su novela se desarrolla dos décadas después de una plaga de zombis, la cual está a punto está de acabar con la raza humana.
El mundo, tras aquella pesadilla, trata de acostumbrase a convivir con unos seres, lentos, carentes de cualquier emoción y a los que parece que se les ha puesto en su sitio. Encima, en la vieja y cacareada Europa, la plaga fue, por decirlo de alguna forma, “benigna”, con lo que buena parte de la población solamente ha tenido contacto con dichos seres, a través de las pantallas de sus televisores.

Marc, un joven investigador del fenómeno zombi, de regreso a la isla de Palma de Mallorca tras una larga estancia en los Estados Unidos, será el responsable de que el lector, viva de cerca la pesadilla de una nueva plaga, la cual sacudirá la isla y sus habitantes como si de un terremoto se tratara.
Todo comienza la noche de reyes, en plena cabalgata y lo que debía ser una velada mágica, se convierte en la peor de las pesadillas para todo aquel que se le ocurrió salir en tan señalada fecha.
El problema es que, aunque está claro que no existe ningún plan infalible, el avance de los seres en busca de carne humana choca con una respuesta oficial casi inexistente. Solamente la policía parece querer hacer frente a la amenaza, mientras las autoridades y el ejército han desaparecido de la escena pública.
A partir de entonces, Marc, acompañado de un variopinto grupo de personajes secundarios, irá desmadejando una trama que tiene más de intriga política que de historia de muertos al uso.

Es en ese punto donde reside el mayor acierto de la novela de Vicente García; es decir, en plantearnos la reacción de la sociedad civil después de los efectos de una plaga de zombis. Como era de esperar, tras la catástrofe aflora un conservadurismo rancio y cobarde, el cual no duda en apelar al victimismo fácil para lograr atemorizar a la ciudadanía.
Para ello, contarán con un ejército y un estamento eclesiástico, encantados de apuntalar las premisas de quienes mandan con tal de obtener su parcela de poder.
Los zombis son la amenaza que cualquier líder desearía para lograr llegar al poder y sin necesidad de tener que darles nada a cambio.
Lo que ocurre después es una lógica sucesión de desatinos promovidos por quienes solamente saben dejar ruinas a su paso, después de salir corriendo.

Otro de los aciertos del autor es su gusto por visitar lugares comunes y/o referencias a la cultura popular sin necesidad de forzar la situación. Su historia se desarrolla en un lugar real, en nuestros días y con protagonistas con los que el lector se puede identificar fácilmente. Hay también tiempo para chistes privados, algunos de los cuales sólo están al alcance de quienes llevan siendo lectores de la revista Dolmen desde tiempo lejanos.

Apocalisis Island es una lectura amena, entretenida, absorbente por momentos y teñida de una cotidianeidad que la hace cercana y directa.
Vicente García intercala los momentos en los que los zombis acaban con alguna presa, con otros en los que las relaciones humanas ganan protagonismo en el relato. Hay tiempo para reflexionar sobre el papel de los medios de comunicación y los poderes establecidos en la sociedad española actual, con un escenario que resulta tan irreal como conocido, por antagónica que pueda resultar esta última afirmación.

Con su novela, Vicente García nos da la oportunidad de ver el fenómeno zombi desde una perspectiva inusual, algo que ya lleva un tiempo potenciando la reconocida línea editorial de temática zombis presentada por la editorial Dolmen.

La única pega es que, después de leer el libro, ¿a quién le quedan ganas de viajar hasta Mallorca?... Aunque, bien mirado, si se ha impuesto el turismo de aventura, ¿qué importan unos cuantos zombis sueltos por la calles?.. Qué, ¿se apuntan?

 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario