domingo, 31 de mayo de 2009

PELÓN Y CARLITOS

Guión: Ricardo ESTEBAN pc
Dibujo: y color Ricardo MACHUCA
Páginas: 24 págs. Color
Formato: Cartoné
ISBN: 8495851040.
ISBN-13: 9788495851048
Precio: 10€
Editorial: Dibbuks


Pocas veces se ha visto en un libro la relación que existe entre un niño y sus juguetes de una manera tan clara como en este cuento. Y uno de los aciertos de esta historia es, además de su lectura amena y sencilla, las magníficas ilustraciones de Ricardo Machuca.

Los protagonistas de esta historia son, indiscutiblemente, una niña y dos muñecos. Entre ellos se formará un vínculo inseparable, dado que la niña se los lleva a cualquier sitio, juega con ellos, duerme con ellos, son, literalmente, su sombra.
Los problemas vendrán cuando, de tanto uso, duchas en la lavadora, y puntadas varias, los pobres muñecos ya no den más de si. Sin embargo, siempre hay alguien con un corazón de oro que, aguja e hilo en ristre, consigue volver a llenar la casa de horas interminables de juegos con los muñecos.

Esta historia es el testimonio de cualquier niño o niña de cualquier país que haya tenido un muñeco o muñecos especiales. ¿Quién no se acuerda de aquél con el que nos íbamos a la cama, y al que nos aferrábamos las noches de tormenta, o el que, secretamente, deslizábamos –cuando ya éramos un poco más mayores- en la mochila de acampada para que nos protegiese cuando estuviéramos lejos de papá y mamá?

Pelón y Carlitos es un bonito homenaje a todos aquellos muñecos, muñecas, osos de peluche y animalitos varios que fueron imprescindibles para nosotros cuando éramos más pequeños y que, aún hoy, -y no me avergüenza decirlo- les tenemos un cariño especial.

lunes, 25 de mayo de 2009

LA SOLEDAD DEL CABALLO SIN JINETE

Carlos Puertoes
ISBN: 9788467516715
Precio: 7.80 €
Páginas: 256
Encuadernación: Rústica
Ediciones S.M


La última semana del mes de enero de 1.977 supuso el colofón de una serie de trágicos sucesos que comenzaron el día 23 de enero con la muerte, a manos de pistoleros fascistas, del estudiante Arturo Ruiz.
En aquellos momentos, en donde flotaba el fantasma de la legalización del demonizado por la dictadura Partido Comunista de España (PCE), por parte del gobierno de Adolfo Suárez, los grupos de extrema derecha que se oponían al cambio que se avecinaba, con siglas como la Alianza Apostólica Anticomunista (AAA o "Triple A"), Antiterrorismo ETA (ATE), Grupos Armados Españoles (GAE), Guerrilleros de Cristo Rey, Batallón Vasco Español (BVE) entraron en una época de hiperactividad.


Según un antiguo militar, uno de los responsables del asesinato del dirigente etarra José Miguel Beñaran Ordeñana, “Argala” –a su vez responsable, éste, del asesinato del almirante Carrero Blanco-, “todos esos nombre sólo eran siglas, las cuales se iban utilizando conforme se necesitaba”.
La verdadera tutela de los atentados la tenían agentes del servicio secreto SECED (Servicio Central de Documentación), con dinero y manos libres para actuar al margen de la ley.

Durante la mañana del día 24 de enero, el GRAPO (Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre) había secuestrado al teniente general Emilio Villaescusa Quilis, presidente del Consejo Superior de Justicia Militar.

A las 16.20 de la tarde moría la joven estudiante Mari Luz Nájera, como consecuencia del impacto, en pleno rostro, de un bote de humo lanzado por los antidisturbios durante una manifestación de protesta por la muerte de Arturo Ruiz celebrada esa mañana.

Y esa misma noche, a las 22.30, tres individuos armados penetraron en el portal número 55 de la calle Atocha y se ocultaron un poco más arriba de la planta tercera, donde había un despacho de abogados laboralistas de Comisiones Obreras (CCOO), la mayoría de los cuales pertenecían al PCE.
Los asesinos buscaban a Joaquín Navarro, considerado como el "enemigo número uno" del decadente sindicato vertical franquista, y quien había sido una pieza clave en la huelga de transportes que se había desarrollado en las semanas anteriores en la capital.


Éste es el pesado telón de fondo que está presente durante toda la narración de un libro como La soledad del caballo sin jinete. Una de sus protagonistas, una anciana llamada Soledad, fue testigo de los sucesos que se desarrollaron en el bufete situado en la madrileña calle de Atocha y aquellos recuerdos le han acompañado en los últimos treinta años.
A su lado conoceremos a Estrella, una joven de etnia gitana que viaja hasta Madrid, en respuesta a un anuncio puesto por Soledad, para encontrar una chica que le acompañe y le ayude en las tareas cotidianas.

Sin embargo, hay otra razón para el viaje de Estrella hasta la capital de nuestro país. Estrella quiere encontrar alguna respuesta que le ayude a entender la muerte de su hermano Julián, el cual murió desangrado sobre su cama, en el hostal en el que vivía, tras ser apuñalado por unos desconocidos.

A Estrella se le escapan las razones que puedan justificar un acto como aquel. La única ilusión de Julián era convertirse en un bailador famoso y por ello decidió trasladarse hasta la capital. Su muerte y la ausencia de respuestas a las muchas preguntas que asaltaban la mente de Estrella terminaron por decidirla a emprender el mismo camino que su hermano.
Para su viaje sólo tiene un pequeño caballo de jade verde que su hermano se dejó olvidado y que se había convertido en una especie de talismán, como ya lo fuera de su Julián.

Un caballo de cara triste que parecía echar de menos a su jinete. Porque era evidente que aquel caballo había tenido un jinete, como lo demostraba el que aún conservara, en uno de sus costados, la bota del que lo había montado.

Al principio ambas mujeres deberán aprender a convivir juntas, pero tanto el talante de la anciana como el de Estrella son los idóneos para lograrlo en un poco tiempo. Cada una irá aprendiendo de la otra, a la vez que comienzan a compartir secretos cada vez más íntimos.
Lo que no estaba en los planes de ninguna de las dos era descubrir que la misma intransigencia que fuera el motor de los asesinatos de los abogados de la calle de Atocha, estuviera también en la base de la muerte del hermano de Estrella.

Los responsables de la muerte de tres abogados, un estudiante de derecho y un auxiliar administrativo, además de graves heridas a otras cuatro personas –entre ellas una mujer embarazada que perdió a su bebé- fueron los miembros del comando “Hugo Sosa” de la organización “Alianza Apostólica Anticomunista”, José Fernández Cerrá, Carlos García Juliá, Fernando Lerdo de Tejada, su novia Gloria Herguedas, y Leocadio Jiménez Caravaca.
Como instigador de toda la acción estaba Francisco Albadalejo Corredera, secretario del Sindicato Provincial de Transportes, tremendamente molesto con una huelga en el sector de transportes que, según él, “era del todo inadmisible”.


En el camino que le llevará a Estrella a descubrir la verdad que se esconde tras la muerte de Julián, ésta se cruzará con el mismo monstruo que alimentó dictaduras como la española o la soviética, en plena represión orquestada por el camarada Stalin –tal y como le enseña a Estrella, Soledad-

En esta ocasión se trata de un grupo neonazi llamado Sangre y Honor, los cuales llegaron a tener un puesto en el rastro madrileño en el que repartían propaganda y diversas insignias de la imaginería nacionalsocialista.
Desde su fundación, a finales de los años noventa, Sangre y Honor se había convertido en su grito de guerra detrás del que justificaban la guerra declarada contra las distintas razas, porque, según ellos, de la pureza de la raza surgirá la Europa aria. De nuestra venganza, con la sangre derramada por los judíos y los masones, volveremos a la España Una, Grande y Libre, la España que nunca debió dejar de ser.


Para Estrella el descubrimiento le hará entender los temores que, durante tantos años, habían perseguido a Soledad, sobre todo después de la muerte del marido de la anciana. Además, Estrella se dará cuenta de que aún quedan muchas barreras por derribar en nuestra sociedad moderna.

Uno de los supervivientes de la noche del 24 de enero de 1.977 Miguel Sarabia (fallecido en enero del presente año 2.007) destacó en su momento: Aunque ahora parezca poca cosa, el juicio de los asesinos de Atocha, en 1980 -pese a la arrogancia de los acusados, con camisa azul y muchos asistentes, también de uniforme-, fue la primera vez que la extrema derecha fue sentada en el banquillo, juzgada y condenada. Con el atentado buscaban una huelga general que desencadenara el golpe de Estado... Pero no lo consiguieron.

La muerte de Julián demuestra, tanto a Estrella como a los lectores, que, a pesar del tiempo transcurrido, todavía hay muchos que piensan que “cualquier tiempo pasado fue mejor” y están dispuestos a cualquier cosa para lograrlo.
Lo paradójico del caso, tal y como le comenta Soledad a Estrella, es que quienes más tenían en ese momento –y en la actualidad- fueron quienes más apoyaron todos aquellos sucesos, buscando no perder la situación de privilegio en la que se encontraban.

El resto de esta magnífica historia, pensada para un público juvenil, pero recomendada para cualquier edad, se esconde en este libro que merece la pena ser leído, en el año que se conmemoran los treinta años de los sucesos del número 55 de la calle de Atocha.

martes, 19 de mayo de 2009

NANNERL, LA HERMANA DE MOZART

Rita Charbonniernn
Paginas: 448
Precio: 26€
ISBN: 8435061310
Editorial Edhasa


Wolfang Amadeus Mozart fue –como ya se sabe- un gran músico, compositor, y concertista de su época, capaz de conmover a reyes, aristócratas que, en cambio, murió pobre y con la convicción de que había sido envenenado.
Pero, ¿quién fue realmente Mozart? ¿Cómo llegó a ser el gran compositor, cuya nombre aún se pronuncia y cuyas obras se interpretan hoy en día a lo largo del planeta? Todo eso lo podemos conocer en este libro, de la mano de su hermana, Nannerl.

Maria Anna Walburga Ignatia Mozart, Nannerl, era hija de Leopold Mozart, un músico profesional cuya única ambición era ser famoso y, en un nivel superior, ir a Italia, país considerado la meca de la música del momento.
Nannerl fue una niña prodigio, dio conciertos con tan sólo cinco años y logró cautivar a su público por su maestría frente al clavicémbalo. Una vez nacido Wolfang sus padres decidieron que ella se debía ocupar del hermanito, quien ya demostraba interés por la música.

Es a partir de la primera interpretación de Wolfang, delante de su padre y sus amigos músicos, a los tres años, que Nannerl quedará para siempre relegada a una segunda posición, aunque su talento era tal que, junto con su hermano –y anunciando siempre que tenían dos años menos de los que realmente tenían, por su padre- dio conciertos para los reyes de Francia e incluso llegó a ir a Inglaterra junto con su familia.

Esta mujer con kilómetros a su espalda, experiencia a raudales y talento sin discusión no sólo interpretaba música, sino que, además, se atrevía a componer. Esto debía hacerlo siempre a escondidas, ya que su padre –el jefe de familia en el más puro sentido de la palabra- no toleraba que nadie sino su preciado Wolfang fuera el que compusiera música o tocara el violín, instrumento considerado poco apto para las manos femeninas.

Además, el puesto de la mujer, según la sapiencia de Leopold Mozart, no era el de ser concertista, sino el de ser profesora de música -de alumnas con alto poder adquisitivo- para así pagar los estudios de su adorado hijo, el gran genio de la música.

Gracias a esta sapiencia antes comentada, Nannerl se vio relegada a una miserable vida de profesora de música, dando clases de piano a hijas de aristócratas que tenían como se suele decir “una oreja frente a la otra”, y a tener que soportar la soporífera vida de Salzburgo, llena de eventos sociales pensados para desposar a jóvenes de buena familia, para enviar dinero a Wolfang y a su padre, que se encontraban en Italia.

No es de extrañar, por tanto, que Nannerl se sumiera en una profunda depresión y que no saliera de su habitación durante días, que odiara profundamente a su padre y resintiera a su hermano -el mismo a quien había amado desde que naciera, y protegido y defendido del estricto padre-.
Nannerl pasó de ser una joven tímida, pero llena de vida gracias a la música, a ser una joven cínica, considerada de mal carácter y mucho genio. Para acabar de rematar la jugada, Nannerl decidió que ya no tocaría música nunca más y quemó las partituras que siempre llevaba entre las enaguas.

La relación entre los hermanos pasó a ser de muy intensa a fría desde ese momento y se transformó en gélida por un acontecimiento que causó la huida de Wolfang de Salzburgo y otra profunda depresión de Nannerl.
Cuando ya pensaba que no le quedaba otra cosa que morir surge la esperanza, en forma de San Gilgen, que le sirve no sólo para despertar sino para volver a ser persona.

Tal y como reza en la contraportada del libro En una novela de perfecta estructura musical y escrita con una prosa evocadora y de marcado ritmo, Rita Charbonnier reivindica la figura de un personaje que se reveló contra las convenciones de su tiempo y pugnó por hacerse un nombre entre la pléyade de grandes compositores de la época.

martes, 12 de mayo de 2009

LA CLAVE DE LAS LLAVES

Autor: Andreu Martín y Jaume Riberaclalla
Editorial: Ediciones Umbriel
Páginas: 302 páginas
Precio: 14 €


Una señora de lo más estrafalaria llega a la agencia de detectives más caótica, singular y anticonvencional de las que existen en España (con permiso de la T.I.A de Francisco Ibañez) y en buena parte del mundo conocido. Biosca, el Gran Jefe, la confunde con la nueva señora de la limpieza y, sin más, la pone a fregar, cosa que la buena mujer accede a hacer.

Sin embargo, Doña Maruja, que así se llama esta señora, no quiere optar por un puesto de trabajo fregando escaleras, sino que es una cliente potencial con muchos euros en el bolsillo; es decir, de las que le interesan a Biosca.

Según la buena señora, su hija puta ha sido asesinada por el rey y ella quiere que su nietita pueda disfrutar de una buena cantidad de dinero. La cuestión es que ella no quiere acudir a la prensa, porque se considera monárquica y, además, seguro que se mete en un problema…

Ante tal destartalada y poco esperada confesión, los detectives que la atienden no saben si ponerse a reír o a llorar, pero Ángel Esquius –nuestro héroe- es todo un profesional y le promete que hará algo por averiguar qué hay de cierto en esa sorprendente historia.

Y después de este breve preámbulo entramos en un torbellino de situaciones en donde nos encontraremos con la jet set de la sociedad, con altos mandatarios políticos, con negocios para blanquear dinero y con un montón de grandes personajes.
La razón de todo es que, según los autores, todo está en venta y se necesitan de unas llaves especiales para poder hacer negocios. De esta manera hay llaves inglesas, llaves de paso, llaves de repuesto…

Esta segunda entrega viene a incidir en varios de los grandes aciertos de la divertida y prometedora primera entrega de esta serie, “Con los muertos no se juega”: unos personajes desopilantes, unas historias muy, muy actuales y pegadas a la realidad, unos diálogos chispeantes y una agilidad narrativa que hace que la lectura de este libro sea rapidísima.

La Clave de las Llaves combina a la perfección la investigación del caso con momentos de amor y de humor, por lo que no es de extrañar que el lector sufra alguna que otra panzada de risa mientras discurre por el mismo camino que Ángel Esquius.

martes, 5 de mayo de 2009

EL ZORRO

zorroIsabel Allende
Ediciones Plaza & Janés
384 páginas en tapa dura
ISBN: 9788401335556
Precio: 21€


El personaje de Diego de la Vega, principal valedor de la justicia en la lejana colonia española de California, ha llegado a ser conocido, principalmente, por la serie de televisión en la que se relataban sus aventuras, y en los últimos años por las adaptaciones cinematográficas con Catherine Zeta Jones y Antonio Banderas.

Sin embargo, este personaje nació en la mente de un escritor, Johnston McCulley, quien gracias a su buen hacer literario consiguió que el personaje cobrara vida más allá de las páginas de sus obras.

Ahora, de la mano de la magnífica escritora Isabel Allende, conoceremos quién es Diego de la Vega, y qué significa para él ser El Zorro. Esta adaptación literaria parte desde la juventud de Alejandro de la Vega, padre de nuestro personaje, para mostrarnos tanto la infancia y la madurez de la mítica creación de McCulley.

Así sabremos cómo transcurrió su infancia en California, qué relación tan especial mantiene con Bernardo, el por qué de la mudez de este último, las decisiones para ir a estudiar a Barcelona, los primeros encuentros con la bella Juliana y la indómita Isabel De Romeu, y con su peor enemigo, el malvado Rafael Moncada.

Todo esto con un estilo narrativo que intercala descripciones históricas y sociológicas de la situación de España, pues la historia transcurre en la época en que Napoleón ha invadido el país y la posterior vuelta al absolutismo de la mano de Fernando VII, con la acción propia de este héroe de aventuras.