miércoles, 28 de octubre de 2009

EL MURO. CRECER TRAS EL TELÓN DE ACERO

Guión y dibujos: Peter Sísmuro
Colección: Cómic Europeo
Páginas: 48 a color
ISBN: 978-84-9847-556-2
Precio: 16€
Norma Editorial.


El nueve de noviembre del año 1989, el inexpugnable “Muro de Berlín” caía como un castillo de naipes, tras décadas de estupidez, miedo e injusticia.
Al caer aquella artificial barrera -la cual separaba dos maneras de entender la vida y la sociedad- el mundo pudo comprobar que las querencias, las mentiras y las desigualdades no solo no eran iguales, sino mayores en el ya extinto bloque socialista que en el capitalista.

Toda la propaganda, toda la parafernalia desplegada en los desfiles desarrollados en la Plaza Roja de Moscú y la aureola de igualdad que se vendía como una “imagen de marca” eran solamente eso, imagen.

Con el desplome del bloque socialista, el mundo entró en una globalización que casi se me antoja más extrema que la demente “Guerra Fría”, aunque sin tener que soportar el miedo a que algún descerebrado le diera por apretar el botón de la guerra nuclear.
Nuestro mundo no es un lugar mejor, pero tampoco peor y, para muchos millones de personas, el yugo ideológico del comunismo es ya, un recuerdo del pasado.

Ahora toca soportar el yugo de la economía de mercado y de los Neocon, capaces de vender a su familia por una buena cuenta de resultados, aunque eso es otra historia.

Lo que nos ocupa en este artículo es la última obra del dibujante, ilustrador, fotógrafo, escritor y muchas otras cosas, Peter Sís. Nacido en la República Checa, luego Checoslovaquia, Sís vivió y creció bajo las normas de un sistema que se dedicaba a demonizar cualquier influencia externa.

Por fortuna para su desarrollo, Sís pudo viajar a la Inglaterra de los años sesenta –un lugar tan deseado para un chico checo como para uno español- y descubrir que el mundo era algo más que las consignas del partido en el poder. Y después de aquello llegó lo que luego se conocería como “La primavera de Praga” o el tratar de vivir en libertad en medio de un estado totalitario.

Enero de 1968. El nuevo jefe del gobierno comunista, Alexander Dubcek, tiene buenas intenciones. Poco a poco, nuestro mundo empieza a abrirse. Se elimina la censura. Todo parecía posible. ¡Fue la Primavera del 68 en Praga!


wall



De esta forma tan serena, pero sentida, Sís describe lo que fue vivir inmerso en una revolución que solamente buscaba lograr que los ciudadanos pudieran vivir con libertad y sin que nadie les dijera qué tenían que pensar.
Como es lógico pensar, tal atrevimiento no podía ser permitido en la “tolerante” sociedad del bloque comunista.

21 de agosto de 1968. 500.000 soldados de la Unión Soviética, Bulgaria, la República Democrática Alemana, Hungría y Polonia invaden Checoslovaquia. Ciudadanos de a pie intentan convencer a los soldados invasores de que se vayan. Cambian los carteles de las calles para confundirlos. Envían al gobierno progresista checo a Moscú para ser “reeducado”. Entonces… todo terminó.

Tuvieron que pasar veinte años antes de que una nueva revolución defenestrara a quienes se habían instalado en la sinrazón y en el inmovilismo más caduco.

Sís logró sobrevivir a aquella pesadilla gracias a su creatividad y a un espíritu incapaz de doblegarse ante las imposiciones de un régimen totalitario. Años llenos de continuas pesadillas y de poco o casi ningún sueño cumplido. Años de buscar una libertad que, al final, en 1984 llegó, de manera abrupta y sin tener casi tiempo para pensar. Estaba trabajando en una película de animación en Los Ángeles cuando, por el bloqueo a las Olimpiadas de ese mismo año, me ordenaron volver a Praga. En esa ocasión me negué. Estaba harto de que me dijeran qué tenía que hacer, qué tenía que pensar, qué tenía que dibujar… pero no fue una decisión fácil, tras una vida entera de lavados de cerebro.

El muro. Crecer tras el telón de acero es una obra gráfica, a caballo entre un libro de ilustración, un cómic y un diario personal. En sus páginas se mezclan los dibujos de Sís con collages en los que es posible ver fotos del autor y recuerdos de aquellos intensos años.

Como en cualquier obra autobiográfica, Sís cuenta lo que le tocó vivir, sin el lastre de una determinada ideología. Aquella fue su realidad, al igual que un chico al que le tocó vivir los demenciales años de la administración Nixon, contaría la suya.
De ahí la tremenda valía y la frescura que impregna el trabajo de Sís, un inmejorable documento para que las nuevas generaciones conozcan la historia del pasado siglo XX.

El libro de Peter Sís trata principalmente sobre la voluntad de vivir en libertad, y debería ser de lectura obligada para todos los que dan su libertad por sentado.
Son palabras del ex presidente de la República Checa, Václav Havel, las cuales resumen, a las mil maravillas, el espíritu del un libro como éste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario