martes, 12 de mayo de 2009

LA CLAVE DE LAS LLAVES

Autor: Andreu Martín y Jaume Riberaclalla
Editorial: Ediciones Umbriel
Páginas: 302 páginas
Precio: 14 €


Una señora de lo más estrafalaria llega a la agencia de detectives más caótica, singular y anticonvencional de las que existen en España (con permiso de la T.I.A de Francisco Ibañez) y en buena parte del mundo conocido. Biosca, el Gran Jefe, la confunde con la nueva señora de la limpieza y, sin más, la pone a fregar, cosa que la buena mujer accede a hacer.

Sin embargo, Doña Maruja, que así se llama esta señora, no quiere optar por un puesto de trabajo fregando escaleras, sino que es una cliente potencial con muchos euros en el bolsillo; es decir, de las que le interesan a Biosca.

Según la buena señora, su hija puta ha sido asesinada por el rey y ella quiere que su nietita pueda disfrutar de una buena cantidad de dinero. La cuestión es que ella no quiere acudir a la prensa, porque se considera monárquica y, además, seguro que se mete en un problema…

Ante tal destartalada y poco esperada confesión, los detectives que la atienden no saben si ponerse a reír o a llorar, pero Ángel Esquius –nuestro héroe- es todo un profesional y le promete que hará algo por averiguar qué hay de cierto en esa sorprendente historia.

Y después de este breve preámbulo entramos en un torbellino de situaciones en donde nos encontraremos con la jet set de la sociedad, con altos mandatarios políticos, con negocios para blanquear dinero y con un montón de grandes personajes.
La razón de todo es que, según los autores, todo está en venta y se necesitan de unas llaves especiales para poder hacer negocios. De esta manera hay llaves inglesas, llaves de paso, llaves de repuesto…

Esta segunda entrega viene a incidir en varios de los grandes aciertos de la divertida y prometedora primera entrega de esta serie, “Con los muertos no se juega”: unos personajes desopilantes, unas historias muy, muy actuales y pegadas a la realidad, unos diálogos chispeantes y una agilidad narrativa que hace que la lectura de este libro sea rapidísima.

La Clave de las Llaves combina a la perfección la investigación del caso con momentos de amor y de humor, por lo que no es de extrañar que el lector sufra alguna que otra panzada de risa mientras discurre por el mismo camino que Ángel Esquius.

No hay comentarios:

Publicar un comentario