jueves, 17 de diciembre de 2009

WHERE THE WILD THINGS ARE

Hay libros que tienen que ser leídos en su momento. Otros, sin embargo, merece la pena descubrirlos muchos años después de que se publicaran originalmente. Una vez abiertos, la magia que esconde todo buen libro permanece tan intacta como el primer día y poco importan los años que pueda tener, tanto el libro como uno mismo.
Y eso es lo que me sucedió con Where the wild things are, escrita por Maurice Sendak en 1963.

Mi primera aproximación a la obra del escritor e ilustrador americano se debió, contrariamente a lo que se pudiera pensar, a causa de una colección de figuras.
En octubre del año 2000, McFarlane Toys comercializó una colección de siete figuras, las cuales reproducían al protagonista y los monstruos de la obra de Sendak. La colección raramente se pudo ver fuera de los Estados Unidos, debido a que la obra no se conoce fuera del mundo anglosajón. No obstante, tengo que admitir que las imágenes que pude ver, a través del catálogo del club de figuras de McFarlane, me hicieron buscar información sobre aquellos extraños seres.

Al final, fue en una entrevista al propio Todd McFarlane en donde encontré la información que buscaba, en este caso, el nombre del autor de la historia en la que se basaban dichas figuras y que para McFarlane, Where the wild things are siempre había sido una de sus lecturas preferidas, desde muy pequeño.

Encontrar la obra no fue tarea fácil y hasta que me mudé al extranjero, años después, no pude leerla por primera vez. Y a verdad sea dicha, tengo que admitir que fue un “auténtico flechazo”, por decirlo de una manera simple y fácil de entender.

Where the wild things are es una historia tremendamente sencilla y simple en apariencia, pero poseedora de múltiples lecturas. El protagonista se llama Max, un niño algo rebelde y un tanto desobediente, que termina en su cuarto sin cenar, después de que su madre se enfade con él por su comportamiento. Max, ataviado con su disfraz de lobo, hace honor a su segunda piel de animal salvaje, poniendo la casa patas arribas, razón por la cual, su madre le llama “Wild Thing!”.
Por respuesta, Max le espeta “Te comería, si pudiera”. De ahí que el infante acabara en su cuarto castigado, y con el rostro enfadado.

Una vez allí, un gran bosque comenzó a crecer en las paredes de su cuarto. Y creció y creció y hasta un océano surgió y en él, un velero con su nombre, para que pudiera surcarlo, noche y día. Tras una travesía que no se sabe cuánto tiempo duró, Max arribó al lugar donde viven las criaturas salvajes. En la playa le esperaban Aaron, Bernard, Emil, Moishe, Tzippy y el niño cabra, mostrando sus terribles dientes, sus amenazantes garras y con sus enormes ojos amarillos, abiertos de par en par. Cualquier otro se hubiera asustado, pero ¿qué criatura salvaje podría asustar a otra criatura más salvaje que el propio Max?
Por ello, Max logró, no solamente someterlas sino convertirse en el rey de todas las criaturas salvajes del lugar.

Una vez coronado, Max se dedicó a jugar y jugar y jugar, allá donde las criaturas salvajes viven. Y así sucedió hasta que un día el rey Max empezó a tener hambre y, lo peor de todo, a echar de menos a su madre.
Entonces, Max decidió abandonar el lugar, embarcarse de nuevo en su velero y regresar a su casa, lejos del lugar donde las criaturas salvajes viven, pero más cerca de las cosas que a uno le importan de verdad.

Como podrán ver, la historia, a pesar de su claro componen fantástico es muy simple y ya se ha contado muchas otras veces.
Lo que la diferencia del resto es, no sólo el preciso lenguaje con que está escrita -nada sobra ni falta en cada frase- sino la maravillosa iconografía desplegada por Sendak en sus páginas. Max es un niño, a pesar de estar vestido con un disfraz de lobo. Y las criaturas, a pesar de ser consideradas como “monstruos”, terminan por ser cualquier cosa menos eso, unos monstruos.

Sendak, originalmente, quería dibujar criaturas fantásticas al uso, tipo unicornios, elfos y demás, pero dado que no le terminaban por quedar bien, más bien se parecían a monstruos o a un ser extraño y deforme, se decidió por desarrollar a sus criaturas. Sus creaciones son una mezcla de diversos animales. Por ejemplo, el monstruo Emil tiene similitudes con un pájaro, aunque ande sobre sus patas y tenga brazos terminados en garras. Bernard tiene cabeza de toro y pies humanos, mientras que Aaron posee un cuerno de rinoceronte o, si prefieren, de unicornio, aunque el resto de su anatomía poco tenga que ver con los dos seres antes comentados.

Los únicos “monstruos” en el sentido literal de la palabra son Moishe y Tzippy aunque ambos son, con diferencia, los más adorables del grupo de las criaturas salvajes.
Max, ya lo hemos dicho antes, luce y se comporta como un niño, amante de los juegos, de la experimentación, de descubrir secretos desde que se levanta hasta que se acuesta y así mismo lo representa Sendak, ataviado con su indumentaria de lobo, como una verdadera “criatura salvaje”.

Dicho esto y aunque quisiera, no podría describirles todas las sensaciones visuales que transmite la obra de Sendak, su cromatismo o las expresiones que poseen cada uno de los personajes. Más bien sería como una sinfonía en donde nada está fuera de lugar, donde cada nota suena tal y como el compositor imaginó en su cabeza y la suma de todas ellas nos transporta hasta un lugar mágico, donde las criaturas salvajes moran.

Sendak -quien decidió dedicarse al mundo de la ilustración tras ver la película de animación musical Fantasía- huye de los colores chillones, llenando las páginas de totalidades ocres, tierras, grisáceas y pardas, logrando transmitir una sensación de calma al lector o, si quieren, una atmósfera cálida y sosegada que impregna toda la narración.

Desde su publicación, Where the wild things are ha vendido cerca de veinte millones de ejemplares y ha disfrutado de una adaptación animada, una ópera, la mencionada colección de figuras y una versión cinematográfica, dirigida por Spike Jones y producida por el propio Maurice Sendak.
Para el autor, quien llegó a ser uno de los primeros miembros del Childrens Television Workshop (CTW) –The non profit educational organization behind Sesamo Street and so much more- el libro se ha convertido en su mejor tarjeta de presentación profesional de una carrera que se extiende ya, a lo largo de seis décadas.

Where the wild things are es una historia para descubrir, para leer, para memorizar y disfrutar. Es una historia en la que cualquiera se puede sentir identificado, sin importar la edad, la raza o el nivel social. Todos llevamos dentro a Max y todos somos una “criatura salvaje” en mayor o menor medida.
Lo único que nos queda es embarcarnos en el mismo viaje que Max, descubrir dónde viven las criaturas salvajes y qué cosas son realmente importantes en nuestra vida y cuáles no.




miércoles, 2 de diciembre de 2009

LOS VENGADORES: LA GUÍA DEFINITIVA, de Tom DeFalco

Cuenta la leyenda que la idea de crear un grupo como los Vengadores losvengadores1asurgió mientras el entonces propietario de Timely Comic –después conocida como Marvel Comics-, Martin Goodman, jugaba al golf con un colega de su distinguida competencia, DC Comics.

En el transcurso del juego, Goodman se enteró que una de las colecciones punteras de su competidor era la Justice League of America. Ésta había sido presentada en el número 28 de la colección The Brave & the Bold (febrero-marzo de 1960) y reunía a Superman, Wonder Woman, The Flash, Aquaman, Green Lantern, The Martian Manhunter y Batman.

La idea, auspiciada por el renovador Julius Schwartz, –impulsor de la llamada Edad de plata de los cómics- bebía de la veterana Justice Society of America, grupo de héroes organizado en los años 40 por DC y que a la postre se convirtió en el primer grupo de héroes gráficos de la historia. Ante tal revelación, Goodman decidió hablar con su guionista de confianza, a la sazón pariente suyo, Stan Lee, para proponerle que hiciera lo mismo con los personajes de su editorial.

El problema era que la editorial sólo disponía de personajes que llevaban varias décadas desaparecidos –la primigenia Antorcha humana, Namor o el Capitán América- y Lee no estaba muy por la labor de resucitarlos para emular a la JLA de la editorial DC Comics.
Meses después, Lee escribiría la primera de las historias del cuarteto de superhéroes más famosos del mundo gráfico y con ellos daba comienzo lo que después se conoció como Marvel Comics.

Tras la familia Richard llegaron personajes como Ant Man (el hombre hormiga), Iron Man (el hombre de hierro), The Mighty Thor, The incredible Hulk y The Wasp (la avispa) siendo sólo cuestión de tiempo que unieran sus destinos en alguna colección.
La oportunidad le llegó a Lee en septiembre de 1963, fecha de salida del Avengers #1, con guión del propio Lee y dibujo de Jack Kirby.

En este primer encuentro, los héroes deben hacer frente a las amenazas del malvado Loki, hermanastro de Thor, el dios del trueno. Cuando todo termina, los personajes allí reunidos deciden unirse para poder defender al mundo de villanos como el mentado Loki.
Tras aquello y fiel a su premisa, Lee comenzó a introducir toda una serie de circunstancias vitales en los personajes –superhéroes con superproblemas- forzando situaciones, introduciendo personajes, e integrando al grupo dentro de la continuidad del universo de la Casa de las Ideas.

No es de extrañar que poco tiempo después, en el Avengers #4, el Capitán América regresara a las páginas de los cómics para ocupar el puesto de líder del grupo.
Desde entonces, lo más granado del panteón de héroes de la editorial ha formado parte del grupo como miembros en activo o en la reserva, o han sido invitados a formar parte de él, cuatro décadas después de su formación.

Los últimos tiempos han estado marcado por los cambios, por las nuevas incorporaciones y por una estética más adecuada a los tiempos que corren.
Además, la serie Ultimates supone una vuelta de tuerca que ha transformado al primigenio grupo gráfico en una fuerza operativa que bien pudiera formar parte del arsenal de cualquier país desarrollado de nuestro mundo.

De ahí la validez de una propuesta como la que presenta esta Guía Definitiva de Los Vengadores, publicada en versión castellana por Ediciones B. En ella se realiza un recorrido por buena parte de los personajes que han formado parte del grupo, así como de las portadas de los números más emblemáticos publicados en sus más de 40 años de historia.
También hay espacio para los villanos, algunos de los cuales han tenido tanta relevancia dentro del universo Marvel como los propios héroes.

Uno de los aciertos que presenta cada una de las fichas en las que se cuenta el pasado y presente de los personajes es la oportunidad de apreciar los cambios gráficos que éstos han sufrido a lo largo de las décadas. Con ello, el lector se puede hacer una idea de los diferentes estilos que han ido conformando el universo de la Casa de las Ideas.
Bien es cierto que un seguidor veterano de las publicaciones de la editorial pudiera requerir más información sobre un determinado evento, de los muchos que han conformado la historia de los Vengadores. No obstante, la función primordial de este tipo de publicaciones es la de servir de apoyo para poder conocer a un determinado personaje y/ o grupo de personajes del mundo del noveno arte y, por tanto, su validez está fuera de toda duda.

La calidad de las imágenes y la cuidada presentación la convierten en una herramienta fundamental para todo buen seguidor del universo creado por Stan Lee, Jack Kirby y Steve Ditko, que ha continuado gracias a tantos buenos autores desde la década de los 60.
Sus últimas páginas demuestran que a la historia del grupo aún le quedan muchas aventuras por vivir y ser descubiertas por sus seguidores, sobre todo con el anuncio de su paso al cine, dentro de unos pocos años.

martes, 10 de noviembre de 2009

MADLENKA

books_madlenkaTextos y dibujos de Peter Sis
Álbum de 48 páginas en tapa dura
Ediorial: Farrar, Straus and Giroux (BYR)
Idioma: Inglés
Precio: $17
ISBN-10: 0374399697
ISBN-13: 978-0439233132


En un universo, en un planeta, en un continente, en un país, en una ciudad, en un edificio, en una casa, en una ventana, en medio de la lluvia hay una niña pequeña llamada Madlenka.
Madlenka acaba de darse cuenta de que ha perdido un diente y quiere contárselo a todo el mundo.


Con estas palabras comienza Madlenka, libro escrito, dibujado y diseñado por Peter Sis. La excusa argumental, como podrán ver, es tremendamente simple y cotidiana; es decir, una niña que pierde un diente y desea contarlo a quienes la rodean. Sin embargo, en manos de Sis, la mencionada excusa termina por convertirse en un paseo por distintos países, culturas y costumbres.

El viaje de Madlenka comienza visitando la dulcería del señor Gaston, pastelero francés que le mostrará los secretos de la ciudad de París. De la capital francesa, Madlenka se detendrá en el bazar del señor Sinch, ciudadano hindú que le enseñará algunos secretos de su tierra natal.
Luego estarán Ciao, el heladero italiano; la señora Grimm, de Alemania; el señor Eduardo, de Sudamérica; Cleopatra, su compañera de clase; y el señor Kham, del lejano oriente, todos viviendo en la misma manzana que Madlenka.

El libro, pensado para ser disfrutado como si de un cuaderno de viajes se tratara, es una muestra más de la capacidad de Peter Sis para combinar ilustraciones, dibujos, collages y otras técnicas de impresión, en busca de un libro que sea a la vez didáctico y entretenido.

Todo un placer visual y estético pensado para cualquiera que disfrute con un buen libro en la mano. Y si quieren más información, visiten la siguiente dirección: http://www.petersis.com/content/madlenka.html

domingo, 1 de noviembre de 2009

NUEVA LÍNEA DE ZOMBIES EN DOLMEN EDITORIAL

Según el folclore propio de lugares como la isla caribeña de Haití, un i_walked_with_a_zombiezombi es una persona muerta y vuelta a la vida por un hechicero o bokor. El zombi es, por tanto, un esclavo que responderá ante los deseos de quien le devolvió del reino de los muertos
El mismo concepto de zombi fue objeto de estudio a lo largo de los años treinta y posteriormente, despertó la curiosidad en diversos ámbitos de la sociedad de aquella época.

Así, en 1943, el director de cine Jacques Tourneur dirigió I walked with a Zombi, película que abordaba, por primera vez, el mito del muerto viviente, aunque el tema se trata rodeado de otros elementos dramáticos que nada tienen que ver con la visión contemporánea del zombi.

Sin embargo, no sería hasta 1968, año del estreno de la película Night of the living dead, dirigida por George A. Romero, cuando el mito de zombi se divulgaría y popularizaría dentro de la cultura popular. Romero, auténtica piedra fundacional de la cultura “zombi” que todos conocemos, nos presentó a unos seres, los cuales, una vez de vuelta en el mundo de los vivos, se dedican a una búsqueda incansable de comida -seres humanos principalmente-, y a vagar sin rumbo por el planeta.
Rodada en blanco y negro, la película es todo un ejercicio de estilo de cómo se debe hacer una buena película de género, magníficamente planificada y con momentos memorables.

Tras Night of the living dead, Romero ha rodado cinco películas más, la última, Survival of the dead, estrena en el pasado festival de Sitges 2009- desarrollando y profundizando, tanto en mito del zombi como en la relación de los seres humanos con dichos seres.

Tras Romero, otros directores como Zack Snyder (Dawn of the dead); el tinerfeño Juan Carlos Fresnadillo (28 weeks laters) o el italiano Lucio Fulci (Zombi 2, conocida en nuestro país como Nueva York bajo el terror de los zombis) entre otros muchos, también nos han dado su particular aproximación del mito del zombi devorador de carne.

En el mercado gráfico, el mito del zombi está viviendo una auténtica etapanight-of-the-living-dead-posters “dorada” gracias a títulos como Marvel Zombies y The Walking Dead, ambas responsabilidad del guionista Robert Kirkman. El escritor se está convirtiendo en una versión gráfica de George Romero, tanto por lo acertado de sus propuesta como por ya larga duración de una serie como The Walking Dead
En otros ámbitos de la cultura popular de estos últimos años, el mundo de los zombis ha logrado una gran implantación gracias a títulos como Resident Evil –posteriormente adaptado al cine- o House of dead, también llevada a la gran pantalla.

Donde puede que el eco de los zombis se haya notado menos en la literatura de género, un terreno en el que, habitualmente, lo sobrenatural y terrorífico se ha desarrollado con gran intensidad.
Es más, se puede afirmar que el género literario dedicado a los zombis cobró carta de naturaleza a partir de los años noventa y con la publicación de Book of the dead (1990) y Still dead: Book of the dead 2 (1992). Sus autores, John Skipp y Craig Spector, son los responsables de compilar las bases del género literario basada en los zombis, las cuales luego han sido desarrolladas por distintos autores.

El caso es que hace ahora se cumplen dos años desde que Dolmen Editorial publicó la novela Apocalipsis Z, escrita por Manuel Loureiro y cuya temática bien podría servir de base para una nueva adaptación del maestro Romero.apocalipsisz
La trama cuenta lo siguiente: Qué sucedería si un día al levantarse descubriese que la civilización se está cayendo en pedazos? Eso es lo que le sucede al protagonista de Apocalipsis Z, un joven abogado que lleva una vida tranquila y rutinaria en una pequeña ciudad española de provincias, hasta que un oscuro incidente médico en un remoto país del Cáucaso tiene lugar.

Paulatinamente lo que tan solo era una pequeña noticia breve en los periódicos se transforma en una epidemia de proporciones devastadoras que amenaza con aniquilar a toda la humanidad. A medida que la enfermedad se acerca devorando país tras país, el caos comienza a cundir en España.

Tras esta primera experiencia, en junio del presente año se publicó Naturaleza Muerta de Victor Conde, En esta ocasión se nos presenta un mundo devastado por una catástrofe de proporciones bíblicas. Siete supervivientes en un tren hacia ninguna parte. Siete personas heterogéneas, distintas, asustadas, cada una con su propio secreto inconfesable.
Por las calles de todas las ciudades del mundo caminan legiones de muertos vivientes, devorando cada ápice de carne viva que cae en sus manos. Y todos ellos buscan algo. ¿Pero qué? ¿Qué ha causado tal catástrofe? ¿Por qué sólo han sobrevivido siete personas, y a dónde las lleva ese tren? La respuesta a estas preguntas podría ser algo extremo y aterrador, algo para lo que ninguno de ellos está preparado.

A finales de ese mismo mes, Dolmen lanzó un blog que se ha ido actualizando a diario (http://apocalipsisland.wordpress.com/) donde se va narrando una precuela de uno de los libros que han de aparecer en el futuro

Mientras tanto, la editorial continuó negociando para lograr que lo todo esto cristalizara en una línea de libros dedicados al universo zombi, una labor que será coordinada y dirigida por Álvaro Fuentes García.

Destacar que aunque se traducirán novelas de primera fila publicadas en otros países, la idea central de Dolmen es la llevar a cabo una labor que potencie especialmente la producción nacional, para, de esa forma, incentivar la creación de toda aquella gente que no logra contar con una oportunidad de publicar sus historias relacionadas con este género, y de cuya calidad hemos tenido ya ejemplo en los manuscritos que hemos reuniendo hasta el momento.naturalezamuerta

Además, la línea de novelas se verás complementada con la publicación de algunos comics de temática zombie, entre los que están el Zombie Hunter -escrito por Víctor Santos y dibujado por Alberto Hernández-; el Zombee de Miles Gunter y Victor Santos, o la adaptación del cómic de la novela Apocalipsis Z, por parte de Vicente Vegas.



La primera de las novelas de esta nueva línea editorial –Los Caminantes- saldrá publicada a finales del mes de noviembre, la segunda en enero y a partir de ahí irán apareciendo con una cadencia mensual inicial que luego se irá espaciando para no agobiar a los posibles compradores interesados en seguir la línea.

Los Caminantes, de Carlos Sisi, trata de un desgarrador relato que recoge los últimos días de la civilización tal y como la conocemos. Tras sobrevivir a la sobrecogedora pandemia que hace que los muertos vuelvan a la vida, los supervivientes se enfrentan a la tarea de llegar al final de cada día. La novela narra con un lenguaje visual y directo cómo los destinos de estos supervivientes se entretejen en torno a un misterioso y macabro personaje: el Padre Isidro.
Los Caminantes nos sumerge en un entorno de indecible presión psicológica, explorando la oscuridad del alma humana a medida que se enfrenta a sus peores pesadillas.

En cuanto los próximos títulos que verán la luz, en los próximos meses, estos son algunos ya confirmados por parte de la editorial.

Zoombi: El apocalipsis zombi con denominación de origen de Alberto Bermúdez Ortiz.

¿Qué harías si te sorprendiese el apocalipsis zombi en el salón de tu casa?, ¿estás preparado?, ¿cómo se mata a un… muerto?, ¿qué técnicas de defensa y ataque puedes utilizar? Un reducto de supervivientes queda atrapado en un pequeño y tranquilo pueblecito. Organizados como “La Resistencia” y liderados moralmente por un excéntrico, egocéntrico y narcisista estudioso del fenómeno zombi intentarán sobrevivir al inminente ataque de los muertos vivientes.
Sin la ayuda del ejército, de expertos militares, ni de ninguna otra clase, con el ingenio y la picaresca como única arma, planificarán la defensa de su enclave a la espera de ser rescatados… o no. Puede que no ocurra nunca, pero por si acaso… más te vale tomar notas. No es la típica historia de zombis, transcurre en España, y eso la hace diferente: tú podrías ser el protagonista

El Alzamiento (The Rising) de Brian Keene

Nada permanece muerto mucho tiempo. Los muertos están volviendo a la vida, inteligentes, decididos… y hambrientos. Huir parece imposible para Jim Thurmond, uno de los pocos supervivientes de este mundo de pesadilla. Pero el joven hijo de Jim también está vivo y en peligro a cientos de miles de kilómetros. Pese a las terribles adversidades, Jim jura que lo encontrará… o morirá en el intento.rising

Junto a un anciano sacerdote, un científico devorado por la culpa y una ex prostituta, Jim se embarca en un viaje a través del país. Juntos se enfrentarán a los vivos y a los muertos vivientes… y al aún más terrible mal que los aguarda al final de su viaje.

Los zombies llegan hasta Mallorca por Vicente García

Al contrario de lo que se contaba en películas o novelas los humanos ganaron la batalla a los muertos vivientes. La victoria se vendió cara, Sudamérica y África quedan abandonadas a su suerte y separadas del resto del mundo por sendos muros de la vergüenza.

En la actualidad nos encontramos con una sociedad que ha aprendido a vivir con los brotes esporádicos de los zombies controlando los focos cada vez que surgen, donde no ha vuelto a haber elecciones y donde los poderes fácticos como la prensa o la iglesia han ganado fuerza. La ultraderecha y el conservadurismo se imponen en un mundo donde las libertades se perdieron en la guerra contra los zombies.

El ejército y las fuerzas del orden han sido entrenados para sofocar los brotes que aparecen esporádicamente. La humanidad convive “tranquilamente” y muchos han olvidado aquella guerra que casi supuso su extinción… un error que pagarán caro.

En medio de todo esto, veinte años después del primer brote de 1987 surge la desgracia en Mallorca. El 5 de enero de 2010, en plena noche de reyes, una nueva infección masiva tiene lugar en la cárcel de Palma convirtiendo a todos los reclusos e internos en zombies.

Esta marea de muertos vivientes cae sobre la ciudad sembrando el terror y el caos entre sus habitantes. El ejército primera línea defensiva contra los no muertos acaba retirándose inexplicablemente y la cabalgata de reyes se convierte en una auténtica masacre.

La isla es puesta rápidamente en cuarentena y dejada a su suerte mientras dos amigos (un carpintero y su mejor amigo, un científico que regresaba a Mallorca a descansar tras cuatro años investigando en los EEUU el fenómeno zombie) intentarán sobrevivir y descubrir qué está pasando: porqué han sido abandonados, porqué estos zombies son distintos a los de la primera plaga y porqué no ha sido controlado este nuevo brote sí el ejército estaba entrenado para ello.

La muerte negra (El triunfo de los No-Muertos)

¿En qué momento de la Historia empezaron los no-muertos a caminar sobre la Tierra? ¿Eran las visiones apocalípticas de San Juan Evangelista simples delirios de la imaginación humana, o estaban basadas en hechos reales y fehacientes que su protagonista había vivido en sus propias carnes? ¿Sabían en la Antigüedad que había muertos capaces de levantarse de sus tumbas para vengarse de los vivos? ¿Y qué ocurrió exactamente en la gran Peste Negra que asoló el mundo conocido en el siglo XIV de nuestra Era?

Buceando en las bibliotecas más recónditas y consultando archivos enmohecidos y polvorientos, se ha reconstruido la historia de la mortífera plaga tal y como fue vivida en realidad por sus protagonistas: las decenas de miles de muertos, la sensación de que el Mundo se acababa, el desamparo de toda la humanidad... y la presencia de aquellos que volvían del Más Allá y que sembraron el terror tanto o más que la terrible Enfermedad.

Fue la Muerte Negra, el triunfo de la No-Muerte que hizo pensar a muchos que, definitivamente, había llegado el Juicio Final...

lai


Señalar, para terminar, que esto solamente son algunos de los títulos previstos por la editorial a los que, a buen seguro, se sumarán otros para completar una línea editorial que pretende satisfacer a todos aquellos seguidores de la literatura de género y, en particular, a quienes disfrutan con las buenas historias de zombis.

miércoles, 28 de octubre de 2009

EL MURO. CRECER TRAS EL TELÓN DE ACERO

Guión y dibujos: Peter Sísmuro
Colección: Cómic Europeo
Páginas: 48 a color
ISBN: 978-84-9847-556-2
Precio: 16€
Norma Editorial.


El nueve de noviembre del año 1989, el inexpugnable “Muro de Berlín” caía como un castillo de naipes, tras décadas de estupidez, miedo e injusticia.
Al caer aquella artificial barrera -la cual separaba dos maneras de entender la vida y la sociedad- el mundo pudo comprobar que las querencias, las mentiras y las desigualdades no solo no eran iguales, sino mayores en el ya extinto bloque socialista que en el capitalista.

Toda la propaganda, toda la parafernalia desplegada en los desfiles desarrollados en la Plaza Roja de Moscú y la aureola de igualdad que se vendía como una “imagen de marca” eran solamente eso, imagen.

Con el desplome del bloque socialista, el mundo entró en una globalización que casi se me antoja más extrema que la demente “Guerra Fría”, aunque sin tener que soportar el miedo a que algún descerebrado le diera por apretar el botón de la guerra nuclear.
Nuestro mundo no es un lugar mejor, pero tampoco peor y, para muchos millones de personas, el yugo ideológico del comunismo es ya, un recuerdo del pasado.

Ahora toca soportar el yugo de la economía de mercado y de los Neocon, capaces de vender a su familia por una buena cuenta de resultados, aunque eso es otra historia.

Lo que nos ocupa en este artículo es la última obra del dibujante, ilustrador, fotógrafo, escritor y muchas otras cosas, Peter Sís. Nacido en la República Checa, luego Checoslovaquia, Sís vivió y creció bajo las normas de un sistema que se dedicaba a demonizar cualquier influencia externa.

Por fortuna para su desarrollo, Sís pudo viajar a la Inglaterra de los años sesenta –un lugar tan deseado para un chico checo como para uno español- y descubrir que el mundo era algo más que las consignas del partido en el poder. Y después de aquello llegó lo que luego se conocería como “La primavera de Praga” o el tratar de vivir en libertad en medio de un estado totalitario.

Enero de 1968. El nuevo jefe del gobierno comunista, Alexander Dubcek, tiene buenas intenciones. Poco a poco, nuestro mundo empieza a abrirse. Se elimina la censura. Todo parecía posible. ¡Fue la Primavera del 68 en Praga!


wall



De esta forma tan serena, pero sentida, Sís describe lo que fue vivir inmerso en una revolución que solamente buscaba lograr que los ciudadanos pudieran vivir con libertad y sin que nadie les dijera qué tenían que pensar.
Como es lógico pensar, tal atrevimiento no podía ser permitido en la “tolerante” sociedad del bloque comunista.

21 de agosto de 1968. 500.000 soldados de la Unión Soviética, Bulgaria, la República Democrática Alemana, Hungría y Polonia invaden Checoslovaquia. Ciudadanos de a pie intentan convencer a los soldados invasores de que se vayan. Cambian los carteles de las calles para confundirlos. Envían al gobierno progresista checo a Moscú para ser “reeducado”. Entonces… todo terminó.

Tuvieron que pasar veinte años antes de que una nueva revolución defenestrara a quienes se habían instalado en la sinrazón y en el inmovilismo más caduco.

Sís logró sobrevivir a aquella pesadilla gracias a su creatividad y a un espíritu incapaz de doblegarse ante las imposiciones de un régimen totalitario. Años llenos de continuas pesadillas y de poco o casi ningún sueño cumplido. Años de buscar una libertad que, al final, en 1984 llegó, de manera abrupta y sin tener casi tiempo para pensar. Estaba trabajando en una película de animación en Los Ángeles cuando, por el bloqueo a las Olimpiadas de ese mismo año, me ordenaron volver a Praga. En esa ocasión me negué. Estaba harto de que me dijeran qué tenía que hacer, qué tenía que pensar, qué tenía que dibujar… pero no fue una decisión fácil, tras una vida entera de lavados de cerebro.

El muro. Crecer tras el telón de acero es una obra gráfica, a caballo entre un libro de ilustración, un cómic y un diario personal. En sus páginas se mezclan los dibujos de Sís con collages en los que es posible ver fotos del autor y recuerdos de aquellos intensos años.

Como en cualquier obra autobiográfica, Sís cuenta lo que le tocó vivir, sin el lastre de una determinada ideología. Aquella fue su realidad, al igual que un chico al que le tocó vivir los demenciales años de la administración Nixon, contaría la suya.
De ahí la tremenda valía y la frescura que impregna el trabajo de Sís, un inmejorable documento para que las nuevas generaciones conozcan la historia del pasado siglo XX.

El libro de Peter Sís trata principalmente sobre la voluntad de vivir en libertad, y debería ser de lectura obligada para todos los que dan su libertad por sentado.
Son palabras del ex presidente de la República Checa, Václav Havel, las cuales resumen, a las mil maravillas, el espíritu del un libro como éste.

miércoles, 14 de octubre de 2009

ENTREVISTA CON ENRIQUE DE HERIZ

L'escriptor barcelon



Enrique de Hériz, es uno de eso autores que se toma su trabajo de manera reposada y tranquila. Sus libros son el producto de una larga documentación y del gusto por encontrar las palabras precisas para trasmitir un sentimiento determinado al lector.
Escritor, traductor y persona vinculada al mundo editorial desde hace bastante tiempo, Hériz ha publicado pocas pero destacadas obras, la cuales logran no dejar indiferente a quien las lees. Con motivo de su penúltima novela, Mentira, libro publicado por la Editorial Edhasa, tuve la oportunidad de entrevistarle para así conocer más de cerca los detalles de su creación.

Tu libro es una obra muy intimista, pero a no ser que uno haya pasado por una larga enfermedad o algo, a mí no se me ocurriría escribir algo así.

- Yo creo que todo lo que uno dice sobre cómo nace un libro, no es que sea mentira, que sería muy apropiado en este caso, pero son explicaciones a posteriori, en realidad no lo sabe. Digo uno porque todos los escritores en general damos explicaciones muy elaboradas, pero que son a posteriori. Lo que tienes es como un fogonazo de una historia.

¿Y cuándo surgió ese fogonazo?

- Yo creo que todos los escritores tenemos dentro un libro, que estamos condenados a escribir y que acabaremos escribiendo algún día. En mi caso es éste. Si me pongo a posteriori a pensar qué cosas me llaman la atención de esta historia veo que hay cosas que tienen que ver con mi infancia, mi adolescencia, a pesar de que no hay ninguna de ellas que esté argumentada en la obra. Esta es una especie de ley sagrada que me impongo: en ninguna de mis tres novelas hay un suceso que me haya podido ocurrir. Para mí la ficción es un ejercicio de imaginación por encima de todo. A pesar de eso, todo tiene que ver con quién soy yo, con las experiencias que he tenido, que tiene que ver con emociones parecidas que se comentan en el libro.

¿Me puedes dar un ejemplo?

- Todo lo que tiene que ver con la reflexión de la vida y la muerte, que está presente en todo el libro, doy por hecho, aunque no es lo haya analizado así, que tiene que ver con que mi padre murió cuando yo tenía doce años, una edad muy significativa porque es el momento en el que un chico está buscando el modelo del padre, y yo tuve que inventarme esa figura.

¿De ahí Simón?

- Quizás, no de una manera consciente. Si hubiera sido así, yo no hubiera podido escribir este libro. Como elaboración a posteriori parece evidente. Un libro que tiene que ver con la vida y la muerte, que tiene que ver con la reflexión sobre como las identidades son, al fin y al cabo, invenciones y leyendas, etc pues tiene que venir de eso. Por lo menos, mi inquietud, seguro.

¿Qué es lo que quería transmitir a los lectores? Hay una gran cantidad de sentimientos mezclados en la obra.

- Yo empiezo siempre un libro, luego consigo hacerlo o no, pero empiezo siempre con la idea de contar una historia que realmente interese al lector, aunque esto último es importante en el momento en el que lo publicas, no cuando escribes. Y con la voluntad, o el anhelo de que de esa obra se desprendan emociones, reflexiones,... tantas como, siempre en un ideal, como contenga la historia.

Yo no decido a priori que quiero decirle al lector que la identidad en una gran medida es fruto de las leyendas de lo que contamos y lo que nos cuentan. Ahora, he contado una historia que termina diciendo eso. Yo no lo hago, y creo que es un error hacer esto. Hay una anécdota simpática de Borges cuando era editor de la revista Sur, en Buenos Aires. Alguien apareció allí con unos cuentos, que no le gustaron mucho, y entonces le iba comentando con una crítica muy borgiana que había cosas que sobraban. El mentado señor de los cuentos le respondió que él quería transmitir ciertas ideas a los lectores, y Borges le recomendó que les escribiera una carta, no unos cuentos.

A mí la idea de contar la historia de un drama familiar hace tiempo que me llamaba la atención, y espero que el lector saque un montón de reflexiones, entre ellas esa sobre la identidad. Que se pare a pensar en la muerte, pero de una manera distinta. En realidad me importa más que piense a partir de lo que lee, que yo darle un mensaje concreto.

¿Por qué la primera mujer española que funda una cátedra de Antropología? ¿Por qué ese papel tan importante?

- Por muchas cosas. Si la historia giraba en torno a la transmisión de leyendas familiares, que es uno de los pilares de la obra, obviamente es un papel tradicional reservado a la madre. Tenía que haber una madre. Hay dos narradoras, la madre y la hija. No me bastaba con una voz porque una de las claves del libro dentro del tema de la identidad es lo que se cuenta y cómo se recibe lo que se cuenta. Por esa razón tenía que haber alguien que cuenta las historias, la madre y el padre, aunque esté silencioso, y quien las recibe, la hija, quien, por supuesto, vuelve a contar esas historias, porque ésa es la base de la novela: estamos contando, o bien repitiendo lo que nos han contado que somos, o bien luchando muy incómodos por encontrar otra versión más creíble. De ahí que haya una madre y una hija.
Decidí que la madre fuera antropóloga por una cuestión puramente técnica.
De hecho, empecé el libro sin saber qué profesión tenía esta mujer. Yo escribo mucho a ciegas, y a veces no sé de que va hasta que ya llevo un montón de páginas. Era obvio que iba teniendo una especie de líneas bipolares entre la vida y la muerte, la verdad y la mentira, la realidad y la ficción. La de vida y muerte me interesaba mucho.

Para el personaje de Luis tuve que hablar con neurólogos para documentarme un poco. De hecho es el único personaje que parte de un caso real, un chico que conocí que tuvo un accidente de moto, y tenía el mismo diagnóstico. Hablé con el neurólogo de este caso, y con otro, muy amigo que además es un gran lector. Iba con dos preguntitas de nada a ver a mi amigo y teníamos conversaciones de horas y horas y horas. La neurología está ahora en un momento fascinante, pues se está cada vez más cerca de identificar lo que antes era materia de la filosofía y la poesía. En mitad de estas conversaciones me explicaba que la única manera de conocer algo era conocer también su contrario, por ello comentaba que la disciplina que más podía conocer a la vida era la ficción, ya que no hay manera tangible de conocer la muerte.

A partir de esa reflexión a la que di muchas vueltas decidí que esta mujer podía ser una doctora de urgencias, pero que fuera antropóloga y conociera cómo reaccionan ante la muerte muchas tribus distintas, me resultaba útil

Hablando de la cantidad distinta de tribus ¿qué hizo? ¿documentarse?

- Sí. Estuve cuatro años para escribir la novela, y tres de ellos leyendo como un obseso antropología, específicamente cómo reaccionan diferentes tribus ante la muerte. Cuando leía todo esto pensaba que me estaba metiendo en un terreno mortuorio, pero al final ha salido un libro muy vitalista.

¿Te inventaste algo de toda aquella documentación? Hay un pasaje que describe el suceso de una hombre que le pide a Isabel que le rape la cabeza. ¿Esto fue un dato que encontraste?

- Sí, digamos que por exigencia de novelista. En todos los casos lo que he hecho es incorporar la teoría de la antropología por medio de la acción, por lo tanto la acción es inventada, pero la información no. No sé de una mujer antropóloga a la que le haya ocurrido esto, pero sí sé que en esa tribu, cuando ocurre una muerte sucede eso. Fue una de las cosas más difíciles para mí: tener conciencia de que tenía toda esta información, pero que yo no estaba escribiendo un ensayo sobre la muerte en las tribus aborígenes.

¿Por qué esa obsesión de la hija por la verdad?

- Hay un momento en que ella explica que a medida de que ella se iba dando cuenta de que lo que contaba su padre no eran más que leyendas, que no ha podido constatar, no encontraba el documento oportuno. Entonces ella explica cómo podía ella luchar con su vida diaria para tener una presencia en la mente de su padre, si en realidad estaba compitiendo con leyendas.
No he hecho mucho esfuerzo por explicar a Serena, porque en la vida hay gente así. Gente obsesionada, y punto.


Me fascinó la sencillez con la que lo explicó Luis, que le dice que donde las mujeres tienen el clítoris, ella tiene la razón.

- Claro, ella tiene una obsesión sexual con la verdad. Hay mucha gente así. En su caso yo me lo explico de esa manera. Solo ha podido librarse de las sombras de las leyendas del padre construyéndose una verdad indestructible, cosa que, como es obvio, no ha podido hacer.
En la vida real me llama mucho la obsesión por la verdad demostrable, que muchas veces lo que hace es provocar construcciones mentales mucho más débiles que la ficción. Especialmente en esa lucha permanente por saber quiénes somos nos inventamos a nosotros mismos, que es lo que hace ella.
En la frase yo visualizo esa obsesión permanente por la verdad, casi algo masturbatoria. Es una cosa narcisista. Lo necesita para vivir y obtiene placer únicamente de ello.


¿Luis tiene algún problema, o se está haciendo el loco?

- Es evidente que tiene un Síndrome de Desinhibición. Cuando ya estaba escribiendo el libro, Luis tenía una misión muy concreta: era el único capaz de decir lo que pensaba por defecto. Mientras iba hablando con el neurólogo de este caso me contó que en las últimas visitas de chico se podía observar que había momentos en los que tenía conciencia de que parecía este síndrome. Por eso decidí incluir este dato.

El libro trata sobre la duda, por eso no es una novela policíaca que tenga que quedar todo atado, y a mí me interesa que la ficción se parezca a la vida, y en la vida hay un montón de cabos sueltos, cosas que suceden por el azar... Tampoco me interesaba explicar hasta qué punto tenía este síndrome Luis, y si en algún momento se daba cuenta de ello, y podía jugar con él. Al final te queda la sospecha de que él está jugando con eso.

A parte de escribir traduces, y últimamente has traducido Eragon. ¿Qué tal la experiencia?

- Yo me gano la vida, pago el alquiler y como de mis traducciones. He sido editor diecinueve años, era el director editorial de Ediciones B y lo dejé, no de un día para otro, pero sí de pronto. Curiosamente en mis novelas siempre hay algún personaje que lo deja todo de repente. Había escrito cada noche, y siempre decía que si lo podía compaginar, genial, pero que si algún día tuviera que escoger, sabía que era antes escritor que editor. Había traducido en otras épocas un montón de libros. Es un trabajo fascinante, sobre todo si no vives solo de él. El tipo con hijos que solamente traduce lo pasa canutas. En España la traducción literaria está muy mal pagada. Yo además hago reseñas de libros, colaboraciones de radio, y otras cosas, y en este caso es una profesión preciosa.

Volviendo de nuevo al libro, ¿Malaespina existe?

- No. Es un pueblecito cerca de Palamós, un lugar al que iba a pasar los veranos de niño. Me pareció justo no darle un nombre real ya que se trata de una leyenda. Este pueblecito tiene siete playas, y solo una tiene un fondo rocoso, y es a la que llaman Malaespina, y todos los del pueblo piensan que ésta es la razón. Me metí en archivos tras ver un cartelito medio borrado del Paseo de Malespina, que resulta ser un explorador famoso.
La batalla de Formigues sí que es cierta, hice lo mismo que hace Serena en el libro, y lo de la Rusa, también.
Mi intención es, después de la novela que estoy escribiendo, escribir de nuevo acerca de Malespina y bombardearlo.


¿Se trata de alguna venganza por algo que ocurrió?

- No, qué va. Es un sitio precioso y lo adoro. Me seduce contar las cuatro leyendas que quedan. Simplemente no me quiero quedar anclado ahí. Es una imagen tan poderosa que la única manera de librarme de ella es ésta. Se llamará Últimas noticias de la guerra de Malespina.

Los hermanos, ¿cómo se incluyen en la obra? Son muy secundarios.

- Eran necesarios para ir haciendo catálogo de mentiras o leyendas. Alberto servía para entrar en el éxito y el fracaso. El hecho de que se le haya adjudicado el papel del hermano con éxito le ha convertido en el líder de la familia. Pablo está obsesionado con la autenticidad. Es un personaje para reírme del mito de la autenticidad, y de mí mismo en la juventud, pues yo antes era muy como él, buscaba la autenticidad en todo.

Para finalizar ¿te gustaría decirles algo a los lectores que se han leído el libro?

- Gracias por leerlo.

De nada. Y muchísimas gracias por tu tiempo.

martes, 15 de septiembre de 2009

DE LA TIERRA A LA LUNA

Julio Verne17479
Páginas: 256
Encuadernación en tapa Dura
ISBN: 9788420731940
Grupo Anaya, S.A
Precio: 12,50€


Si hay una novela de Julio Verne que se haya popularizado en una disciplina que no sea la propiamente literaria es De la Tierra a la Luna. La causa es que ésta fue la primera novela del escritor adaptada al cine por otro de los grandes visionarios del siglo XX, Georges Méliès, en 1902.

Julio Verne publicó ésta, su cuarta novela, en 1865 una vez hubiera abandonado su trabajo como corredor de Bolsa. En ella el visionario escritor francés relata la misión del Apolo XII, ciento cuatro años antes de que el hombre pusiera su pie en la Luna.

Y si no me creen comprueben los paralelismos entre el escrito de Verne y la misión original del Apolo XII: la cápsula espacial que describe el escritor y la de la misión espacial norteamericana pesaban y medían exactamente lo mismo; las dos estaban tripuladas por tres hombres, de apellidos similares; las dos despegaban del mismo sitio, Florida; y el coste en dólares de la misión descrita en la novela de 1865 equivale al coste que tuvo la misión espacial de 1969 en la misma moneda.

En lo único que no acertó el escritor francés fue en el punto exacto en el que alunizó el Apolo XII, aunque su error solamente fuera de cuatro kilómetros.
No es de extrañar, por todo lo anteriormente dicho, que en la cara oculta de la Luna exista un monte bautizado con el el apellido del escritor francés.

La historia, como las grandes narraciones del francés, es tan electrizante que uno se siente parte de la tripulación de la nave que acaba llegando hasta la superficie del satélite, demostrando la valía literaria de este autor.

Ahora, cuando se conmemora el cuarenta aniversario de la llegada del hombre a la Luna, se me antoja una ocasión inmejorable para leer esta obra escrita por Julio Verne, cuando pisar la Luna era solamente un sueño del ser humano.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

EL ENIGMA VERMEER

Autor: Blue Balliettew
Páginas: 192
Formato: tapa dura
ISBN: 978-8478889785
Precio: 12,50€
Editor: Salamandra Publicaciones Y Ediciones, S.A


La vida de dos chicos de once años, Petra Andalee y Calder Pillay, está a punto de dar un vuelco. Ambos, estudiantes de un selecto instituto de Chicago, se verán envueltos en un misterioso y turbio asunto relacionado con la desaparición de un cuadro del pintor holandés Johannes Vermeer.

El relato, además, plantea la supuesta autoría de muchas obras de arte asociadas a los grandes maestros, pero que en realidad fueron pintadas por sus discípulos, muchos de ellos carentes de las cualidades y el genio de los maestros originales.

Durante la trama, los dos intrépidos y jóvenes investigadores irán desvelando una serie de enigmas directamente relacionados con la magia de la geometría, los números y la lógica para averiguar dónde se encuentra el cuadro Mujer de amarillo escribiendo una carta.

Por último, comentar que las ilustraciones del famoso Brett Helquist incorporan mensajes ocultos, por lo que el lector podrá comportarse como Petra y Calder averiguando misterios mientras lee este libro.

jueves, 20 de agosto de 2009

ELLA DRACULA

ELLA, DRÁCULA ed
Autor: Javier García Sánchez
Encuadernación: en tapa dura
ISBN: 9788408054801
Páginas: 391
Precio: 20€
Editorial: Planeta


El mal, tal y como lo concebimos, con sus iconografías del Diablo, demonios y demás seres malignos, no es nada en comparación con lo que el ser humano es capaz de acometer para lograr sus propósitos.

Cierto es que hay personajes en la historia que se pueden considerar malvados, e incluso perversos, pero hay uno que, y tras haber leído este libro, lo podemos incluir entre los hijos legítimos del señor del Infierno.

Este personaje, que desafortunadamente para la humanidad sí que existió, mantuvo a toda una región de Hungría bajo su dominio terrorífico a principios del siglo XVII. Su política de mandato, pues era una Señora de sus tierras que cobraba los impuestos en sus feudos, se basaba en el secuestro, la tortura y el asesinato de cuanta joven muchacha se pusiera al alcance de su vista.

La razón de tan singular y deleznable comportamiento era la siguiente: Ella no quería envejecer, y creía que la sangre de jóvenes vírgenes la mantenía atractiva, bella; en definitiva, joven.

Este singular libro nos desvela quién fue este espantoso personaje, gracias a las memorias que poco a poco está escribiendo un viejo sacerdote. Éste considera que le debe a las víctimas de Ella destapar la verdad, para que así todos sepan el qué, el por qué de todo, y lo más crudo, el cómo se llevaba a cabo, y dónde.

Para las personas que quieran acometer la lectura de este escalofriante, aunque extremadamente interesante libro, les dejamos la descripción que de este personaje hace el autor del libro, Javier García Sánchez:

Ella, hija del Trueno y de la Noche.
Ella, amante de la Luna.
Ella, madre del Grito y hermana del Miedo.
Ella, soberana de la Oscuridad.
Ella, emperatriz de las Sombras y diosa de la Sangre.
Ella, guía del Abismo y de los sueños, carcelera.
Ella, sonámbula del Horror.
Ella, sacerdotisa del Martirio y de la Pureza, verdugo.
Ella, maldición de las Bienaventuradas y de las almas limpias, Llaga.
Ella, de la iniquidad, Pontífice
Ella, de la vida, Sepulcro.
Ella, de la muerte, Señora.
Ella, la Muerte.

miércoles, 12 de agosto de 2009

LAS HIJAS DE TARA

Laura Gallego Garcíatara
Páginas: 208
Colección Gran Angular
Editorial S.M
Precio: 8€


El mundo, tal y como lo conocemos, hace tiempo que desapareció. En su lugar, enormes ciudades, las Dumas, pugnan por sobrevivir al azote de yermos y contaminados páramos y al ataque de Mannawinard, la madre naturaleza que clama lo que antaño fue suyo.

En este decorado, un grupo de personajes, pertenecientes a los dos mundos deberán mezclarse, interactuar y buscar puntos en común, dejando atrás tiempos de incomunicación.
Dicha separación de conceptos y preceptos estará simbolizada en los personajes de Kim, urbanita adaptada a la vida en las ciudades y mejorada técnicamente para ser la mejor en su trabajo de ladrona y Keyko, guerrera perteneciente a las hijas de Tara, responsables de preservar los secretos de la naturaleza y con una misión que podría terminar con estos tiempos oscuros.

Y entre medias, la geométrica figura de AD-23674-M, Adam, un Biobot codiciado por muchos y que servirá de puente entre dos maneras de entender el mundo que los rodea. Adam será el conductor para que entiendan que sus mundos están mucho más cercanos de lo que parece, a simple vista.

Un canto a la naturaleza y la pacífica convivencia entre ciencia y tecnología, en un mundo, el nuestro, donde parece que tal cosa es del todo imposible.

miércoles, 5 de agosto de 2009

LA HISTORIADORA

Elizabeth Kostovahis
Páginas: 698
ISBN-10: 8495618877
Precio: 19,25€
Editorial Umbriel


Vuelta de tuerca muy interesante de las conocidísimas tramas de las historias de vampiros y, sin duda, el gran éxito editorial de los próximos meses. Los protagonistas, un padre y una hija, tendrán que enfrentarse a sus miedos más personales en esta historia que rebosa acción, aventura, misterio, datos históricos, y un toque de terror.

Todo comienza cuando la hija descubre unas viejas cartas sin mucho sentido en el escritorio de su padre, en Ámsterdam. Éste, eminente discursista y fundador de una organización por la defensa de la paz entre pueblos, no desea explicarle el significado del descubrimiento a su hija, pues teme que vaya a pasarle algo terrible.

A pesar de ello, la niña no cede en su empeño y, tras muchas horas leyendo libros de torturas e historias escalofriantes a escondidas, consigue descifrar un poco qué oscuro secreto le oculta su padre, y por qué éste se niega a hablar del tema.
Para comprender la historia tenemos que trasladarnos a la juventud del padre, en la universidad de Oxford en los años 50, en este momento un joven universitario emprendedor, cuando llega hasta sus manos de manera inexplicable un enigmático libro antiguo que habla de acontecimientos del siglo XIV en la región de los Cárpatos. Paul, el padre, comenta el hecho con su director de tesis, el Dr. Rossi, y éste le muestra a su vez otro libro similar que también llegó a sus manos, del mismo extraño modo 30 años atrás, y al despedirse le da a Paul unas cartas. Al día siguiente, Rossi desaparece misteriosamente dejando un leve rastro de sangre.

De esta manera empezaremos a avanzar simultáneamente en las indagaciones de Rossi en los años 30 sobre Vlad Tepes, el Empalador, belicoso y sádico príncipe de la región de Valaquia, también conocido como conde Drácula, a la vez que veremos cómo en los años 50 Paul se lanza a la búsqueda del desaparecido Rossi junto a otra historiadora de origen rumano llamada Helen, y también descubriremos cómo han llegado las cosas hasta los años 70 a través de los ojos de la hija.

Contada a modo de flashback la lectura de La Historiadora se nos hace amena, interesante, y es tremendamente adictiva. No es extraño, pues, que la editorial Umbriel haya hecho una apuesta empresarial sin precedentes por esta novela. Y la jugada les ha salido redonda: en una semana se vendieron más de 200.000 ejemplares del libro.

La Historiadora es la primera obra de Elizabeth Kostova, una desconocida que en pocos meses se ha hecho millonaria –la editorial le adelantó dos millones de dólares por la obra—y, lo que es mejor, ha visto ya su novela traducida a más de 28 lenguas. Además, por si fuera poco, Sony Pictures Entertainment ha comprado los derechos para llevar este gran descubrimiento literario a la gran pantalla.

domingo, 2 de agosto de 2009

LAS AVENTURAS DE REX STAR Y EL IMPERIO SECRETO

Juan Miguel de la Torreportada1
Páginas: 383
Precio: 15€
Premio Argonauta
Editorial: Devir


Tras su portada, que recuerda a las antiguas novelas pulp, se esconde una de las mejores aventuras fantásticas que tiene como tema central los años 40 en plena conquista nazi de Europa.
Nos situamos en la Nueva York víctima de la Gran Depresión para ver cómo los americanos arios reclaman el poder para ellos, siguiendo el ejemplo europeo, y las reacciones de diferentes grupos ante esta creciente oleada de antisemitismo.

David y Nora, bibliotecarios, miembros de la Liga Americana por la Paz y la Democracia, están convencidos de que América tiene que entrar en la guerra, porque, según ellos, ésta no es una lucha de imperios, sin embargo hay muchos partidarios de Hitler y el Partido sueltos por la Gran Manzana y por América en general.

Una noche, tras ver cómo unos simpatizantes de la esvástica intentan pintar una sinagoga, David ve su orgullo judío herido y se enfrenta a ellos junto con su prometida irlandesa, Nora. Es una lucha desigual, por supuesto con ventaja de los kartoffen, pero, de la nada, aparece un extraño que les ayuda a salir con vida de allí, no sin antes haber dejado a más de uno de sus contrincantes mordiendo el polvo del suelo.

De esta manera conocerán a Roman Jefferson, un refugiado venido de Rumanía, y que, sin saberlo, se convertirá en una baza muy a tener en cuenta en el futuro.
Dos años más tarde David, Nora y los otros cuatro integrantes de la Liga deciden boicotear el estreno de la nueva película de la estrella de Hollywood, Rex Stark, ferviente admirador de la política llevada a cabo por la SS y sus jefes. Pero, las cosas se tuercen de una manera imprevista, y David y sus compañeros acaban siendo arrestados por la policía.

A partir de entonces, la novela de Juan Miguel de la Torre, toma un giro inesperado, muy típico de los thrillers, y nos introduce de lleno en una aventura donde no sobran las tintas invisibles, los mensajes cifrados o los gestos imperceptibles.
El autor, premio Argonauta de novela de aventuras, nos llevará de mano de Rex Stark desde las fiestas de la alta sociedad americana, pasando por las reuniones con cónsules del régimen nazi, para llegar hasta la mismísima Alemania, centro del poder de Hitler y sus secuaces, a través de una trama intensa que no deja al lector.

Contada de manera lineal, pero con pausas en los diferentes paisajes en los que se desarrolla la narración, la primera obra publicada de este joven autor, es todo un compendio de buen hacer, tanto a nivel fondo como forma, en el que podemos encontrar homenajes y apariciones en segundo plano de personajes reales de la época, además de toda una batería de personajes secundarios inventados, que podrían parecer reales de lo bien pincelados que están.

Es, sin lugar a dudas, la mejor tarjeta de presentación tanto para este autor novel, como para el jovencísimo premio que lo avala.
Para más información y, sobre todo, para que lo disfruten, léanselo.

sábado, 1 de agosto de 2009

Entrevista con Juan Miguel de la Torre

Se cumplen ahora cinco años de la publicación de la novela. Por ello, portadarescato esta entrevista realizada tras la salida a la venta de este increíble y emocionante libro.

Juan Miguel de la Torre, autor de Las increíbles aventuras de Rex Stark y el Holocausto secreto me concede una entrevista en la sede de la editorial Devir España, editorial que publica este libro, para conocer más de cerca los detalles de su creación.

Es un libro muy sincero, en un país donde parece como que la gente trata de ocultar que le gusta el género fantástico, los comics, las novelas de aventuras, y tú no lo ocultas, sino que rindes homenaje a todo esto.

Yo ya estoy acostumbrado a dar explicaciones a gente que me pregunta ¿Cómo es que lees esto? Pues mira, sí, sirve para algo, como para escribir un libro después. Je, je. Sinceramente, yo veo que hay cierta tendencia entre la gente que escribe a pretender que lo que hace es arte. Me conformo con que sea artesanía.

Tiene unas reglas, como con todos los géneros hay unos lugares comunes, unas formas de tratar la historia, y luego está la cosa de hacerlo mejor o peor, de seguir más a unos clásicos o a otros, o intentar ser súper innovador,... Siempre he sido de la opinión de que no hay nada malo en avergonzarse de leer lo que aquí se ha llamado “literatura barata”. A mí me parece que es de lo mejorcito.

En el cine, que también me gusta mucho, yo empecé a ver películas de género, de serie B, de terror, las de artes marciales. En realidad, me parece que es lo que sustenta, lo que luego puede producir una o dos obras de arte de verdad. Es una industria y es una forma de hacer artesanía. Pasa igual que con los cuentos. ¿Cuántos hay que no son obras de literatura, pero sí que nos sirven para saber cómo se cuenta unas historia? De esta manera sabemos que hay un principio, un nudo y un desenlace. Que hay buenos y malos. Luego aparecen Peter Pan o el Mago de Oz, pero eso todo está escrito sobre algo.

¿Cómo se te ocurrió concebir vampiros, nazis, actor de cine que se mete a espía en una misma historia?

No es una amalgama. En realidad se ha ido fermentando a lo largo de muchos años. El núcleo de la historia, los vampiros, es una historia a la que había estado dándole vueltas en la cabeza seis o siete años: dar una interpretación de los vampiros distinta a las que hay, puesto que ¿cuántas veces se puede contar una historia de vampiros? ¿Y se le puede dar una vuelta de tuerca? Ahí hay una historia en si misma.

Por otro lado, cuando pienso en las novelas de aventuras, a mí me atraen mucho visualmente las portadas de las novelas pulp, que ya te hacen pensar en una época concreta, los años 40, 50. Yo tengo además una vena un poco masoquista. Me gusta mucho la historia. Entonces, cuando decidí hacer la novela con un aire pulp, y que tenía que estar ambientada en los años 40, pues pensé en las películas de Indiana Jones con los nazis, que son los malos perfectos: puedes hacerles todo lo que quieras que nadie se va a ofender. Empecé a investigar, para darle cierto aire de verosimilitud.

De lo que estoy muy satisfecho es que no se puede decir que la narración de los años 40 del libro la haya hecho un señor que vive en Barcelona en el siglo XXI, y sí que lo haya escrito alguien que vive en Nueva York, que conoce la ciudad y la época.

Es cierto. Das nombres de calles y uno se puede plantear si cogiste un mapa y fuiste siguiéndolo. ¿Lo hiciste así?

No uno, varios. Y luego detalles que estoy seguro que no los van a coger, a no ser que hayan vivido en Nueva York. Por ejemplo, yo sitúo el Madison Square Garden en la calle séptima, que es donde estaba en 1939. Ahora está en la calle octava. Para que te hagas una idea de lo masoquista que uno puede llegar a ser.

Pero eso es un trabajo inmenso de documentación...

Sí, a mi me interesa mucho la historia. Me enteré de un detalle, y tuve que cambiar varias veces la estructura prevista porque soy así. Hubiera sido mucho más fácil usar, por ejemplo, una organización que aparece al principio “las camisas plateadas”. Eso da una imagen enseguida de lo que es una organización fascista, solo por el nombre. Pero investigas y descubres muchas cosas más y te dejas llevar.

Claro que llega un momento que tienes que trazar una línea y decir basta. Hay homenajes a The Spirit, con las calles de Nueva York, a Doc Savage con el piso 86 del Empire State Building, y la compañía se llama Hidalgo, igual que la compañía con la que operaba el citado personaje. La imagen de los agentes del FBI son bastante estereotípicos, pero he aprovechado para meter a un personaje de la vida real, Ken Crosby, que murió en el 2004. Y los nazis son muy HIDRA, de los comics de Marvel.

Me encantó descubrir gracias a la Ley de Transparencia de los EEUU que el personaje de “Salvaje Bill” Donovan fue una persona de carne y hueso, un dechado de virtudes, el prototipo del caballero. Si me lo invento yo, nadie me creería.

Y en cuanto a los personajes más secundarios como Nora, Paddy, ¿en quién o en qué te inspiraste?

Si te tengo que ser sincero, el personaje de Nora es un tópico de la novela pulp o del comic, la chica del héroe. Tenía un poco en mente a la prometida de Paul Newman en Cortina rasgada. No sé por qué, el personaje empezó a crecer y a adquirir personalidad.

No había pensado darle a Nora esa relevancia, y sin embargo estoy muy contento de que haya salido tan rebelde, con tanto carácter. Me encantó. Me pasó lo mismo con otro personaje, con Patty, la enfermera que cuida a David durante su convalecencia. Para este personaje me había inspirado en pequeña leyendas sobre coristas de Hollywood.

Me empezó a gustar demasiado, y a crecer mucho, pero tuve que cortarla porque si no iba a finalizar con una historia distinta a lo que yo quería contar. El personaje de Vera es un personaje que lo descubres y sabes que tienes que usarlo, es muy sabroso.

¿Y Paddy?

Paddy era la figura paternal. Me imaginé al personaje de Nora como si fuera irlandés, y al intentar darle un background, recurres un poco a tópicos: la taberna irlandesa cantarina, con tíos grandes con ganas de pelea. Además así me permitía darle a Nora un pasado afectivo. Es otro personaje que fue creciendo.

Por desgracia tuve que cortar varias partes, y me hubiera gustado contar alguna que otra historia más con él, pero se me echaba el tiempo encima para presentar el manuscrito al concurso. Quizá se nota un poco la urgencia con la que quería terminar con él, pero se me echaba el tiempo encima.

¿Cómo te sientes después de haber recibido el premio, de ver tu primera obra publicada?

El premio, la verdad, fue una sorpresa. En mayo se cerró el plazo y se entregó en julio. Estuve dos meses muy nervioso. Yo sabía que entregaba algo a un concurso, en pocas palabras, que aquí te la juegas. Esta es la primera novela larga que hago. Antes me faltaba la disciplina y un incentivo para ponerme yo esa disciplina.

El premio era el objetivo. Cuando terminé me entró algo así como una depresión post-parto. Había oído hablar de ello, pero ahora sé que es cierto. Cuando terminas tu criatura y la pones en manos de otros ya no tienes control sobre ella. En la página web estaba puesta la fecha del fallo del jurado, pero no sé por qué no me enteré. Estaba muy angustiado, entré en una espiral, que, la verdad, me estaba comiendo las uñas.

Un día recibo una llamada para decirme que he quedado entre los tres finalistas. Solo aquello ya fue una tremenda alegría. Cuando me presenté donde se entregó el premio, que encima llegué tarde, respiré y oí que la novela finalista era “Las increíbles aventu...” y ya no oí nada más. Me entró un poco de hiperventilación, la verdad es que me puse bastante nervioso.

Después de aquello, cuando lo asumes, me gustó ver el libro publicado en mis manos. Tengo que decir que la editorial ha hecho un gran trabajo con la portada, es como yo creo que se debería haber hecho. Y estoy muy contento.

Me sorprende y me parece un homenaje muy bonito y muy bien hecho que en España no es normal, y has demostrado que uno puede tener esos referentes y no por ello dejar de ser exhaustivo, riguroso y profesional.

Muchas gracias. Es un gran elogio. Yo tengo mis propias ideas sobre ello. Digo abiertamente que leo comics, y hago proselitismo siempre.

¿Te has planteado que tu libro se traduzca a otros idiomas? Podría estar muy bien.

Ahora mismo no lo sé. He mandado el manuscrito a una compañía estadounidense, y estoy pendiente de respuestas.

Tu libro es muy cinematográfico. ¿Has pensado en una película basada en tu libro?

Estaría genial, y yo encantado de la vida. Es verdad que es bastante cinematográfico, pero hay partes en las que yo me corté un poco para que se viera un estilo más literario.
Hay muchos guiños a los comics, muchos datos históricos, pero si no los coges, o si te interesa más una cosa que otra no tienes impedimentos para seguir la lectura.


¿Vas a presentarte a más concursos?

Sí, estoy preparando otra cosa basada en Cosecha Roja de Dashiell Hammett. Creo que se debería hacer alguna adaptación de esta obra cada año, es genial. 

Muchísimas gracias por tu tiempo, y espero ver muchas más criaturas tuyas en las estanterías de las librerías.

Encantado de haberte conocido.

jueves, 9 de julio de 2009

BOND ON SET.Filming Quantum of Solace

Greg Willianms y Mark Fosterqsb
Libro en tapa dura, en gran formato, de 144 páginas
ISBN-10: 0756641209
ISBN-13: 978-0756641207
Editorial: DK Adult
Precio: 16,40€


El problema con muchos libros basados en el rodaje de una determinada película es siempre el mismo; es decir, una presentación que normalmente no ofrece mucho más. Ni siquiera la selección de fotos acaba salvando un producto pensado para un rápido consumo y no para quienes disfrutan conociendo los entresijos del rodaje de una producción cinematográfica.

Por fortuna para quienes buscamos algo más que “una bonita portada” hay excepciones que merece la pena comentarlas. Una de ellas es el libro BOND ON SET. Filming Quantum of Solace, escrito por el fotógrafo Greg Williams y el director de la película, Mark Foster.

El libro rompe desde el principio el tópico de la mencionada “portada bonita”, dado que su portada es en blanco y negro y en ella aparece el actor Daniel Craig en una actitud que huye de cualquier tipo de espectacularidad.
Después, nada más abrirlo, queda claro que las fotos -lejos de ser un mero reclamo- están muy por encima de la media. Williams demuestra, en tan sólo tres páginas, que el libro que tenemos en las manos es de los que merecen la pena, dada la calidad de las imágenes.

Sin embargo, el libro tampoco es una sucesión de imágenes, a pesar de la calidad del trabajo de Williams. Junto a dichas imágenes, el director Mark Foster describe distintos momentos, experiencias y vivencias, los cuales fueron transcurriendo a lo largo de un rodaje tan complejo como lo fue el de Quantum of Solace.

El estilo de Foster es directo, claro, sin querer robarle protagonismo al trabajo de Williams, pero esencial para que las imágenes que llenan las páginas ganen en coherencia y sentido narrativo.
El resultado final es brillante, espectacular en muchos momentos y con una calidad final que sobrepasa, con mucho, el material que se puede encontrar en el mercado.

Williams demuestra que el color y el blanco y negro pueden convivir aún hoy en el siglo XXI y Foster logra humanizar una película como Quantum of Solace, la cual está marcada por un sentimiento de venganza y cierto aire crepuscular.

Son 160 páginas dignas de figurar en cualquier biblioteca, no solamente para las de quienes disfruten con las películas del agente 007, sino para las de todos aquellos amantes del séptimo arte, en su sentido más puro.
Su precio -en euros- es de 16,40€, dato que se me antoja el mejor punto y final para esta reseña.

sábado, 4 de julio de 2009

MENSAJERO DE LAS ESTRELLAS. GALILEO GALILEI.

Texto e ilustraciones: Peter Sísmensajero_estrellas
Tomo en tapa dura, de 36 páginas, a color
ISBN: 978-84-264-3730-3
Precio: 15,95€
Editorial Lumen


En la ciudad de Pisa, el 15 de febrero del año 1564, nació un niño con estrellas en los ojos. Sus padres lo le llamaron Galileo.
De esta forma tan simple y hermosa comienza el libro “Mensajero de las Estrellas. Galileo Galiei” escrito e ilustrado por Peter Sís.

La narración empieza situándonos en la Italia en la que nació el científico y erudito para luego ir desgranando las distintas etapas de su vida.
Sís recurre, no solamente a unas ilustraciones que recuerdan muchos a las que adornaban los códices medievales, sino que también utiliza los no menos atractivos caligramas -creados por Guillaume de Apollinaire- para dotar a los textos de un ritmo visual.
La combinación de distintas caligrafías, sumado a los elementos antes comentados, dan como resultado, un libro tremendamente atractivo de leer, visualmente hablando.

No obstante, el empeño del autor no se centra, solamente, en hacer unas bonitas páginas, sino en ser fiel a la vida de uno de los grandes pensadores de nuestra historia.
Gracias al trabajo de Peter Sís podemos conocer sus primeros trabajos, en especial el primer telescopio con el que Galileo empezó a observar las estrellas. Noche tras noche, Galileo miraba a través de su telescopio y anotaba todo lo que observaba. Y entonces publicó sus observaciones en un libro que tituló “El mensajero de las estrellas”.

Resulta realmente gratificante ver como Sís hace especial hincapié en las ansias por aprender y conocer los misterios del universo, en contraposición a nuestra sociedad donde lo que se premia es el éxito fácil sin ninguna base sólida.
Claro que Sís tampoco rehúye contar los problemas que tuvo Galileo por causa de sus estudios, en especial aquellos relacionados con la sinrazón y el fanatismo de la Iglesia Católica de la época. Ordenaron a Galileo que dejara de creer en aquello que podía ver con sus propios ojos.

El juicio, y la condena, una de tantas mascaradas orquestadas por el tribunal de la Santa Inquisición, solamente pudieron callar la voz de Galileo, pero no la verdad que se movía en los cielos. Galileo fue condenado a pasar el resto de su vida encerrado en su casa bajo vigilancia. Pero seguía con la mente llena de estrellas, y nadie podía impedirle pensar en las maravillas de los cielos y los misterios del universo. E, incluso después de quedar ciego, nadie pudo impedir que transmitiera sus ideas a otras personas, hasta el día en que murió. Y sus ideas le sobrevivieron.

El libro termina con el perdón que la Iglesia Católica le otorgo 300 años después del sinsentido que lo condenó por afirmar lo que hoy todos sabemos; es decir, que la tierra NO ES el centro del universo y que el sistema Tolomeico estaba equivocado.

“Mensajero de las Estrellas. Galileo Galilei” es un libro pensado para los más pequeños, pero merece la pena que los mayores lo lean, antes de caer en los extremos que, por causas ideológicas y/o religiosas, sumieron a nuestra sociedad en una era de oscuridad e ignorancia.

Quizás, quien mejor definió la importancia de Galileo Galilei, fue William Shakespeare otro genio –en este caso de las letras- nacido el mimo año que el erudito italiano.

No te asustes de la grandeza: unos nacen grandes, otros alcanzan la grandeza y otros tienen la grandeza suspendida sobre sus cabezas. (Noche de Reyes, acto II, escena V)

domingo, 28 de junio de 2009

LOS BORGIA: SANGRE PARA EL PAPA (Tomo 1) y EL PODER Y EL INCESTO (Tomo 2)

Guión: Alejandro Jodorowskyborgia1
Dibujo: Milo Manara
Formato: álbum en tapa dura de 56 páginas,  a color. 
Editorial: Norma Editorial
Precio: 14€, cada uno


En una época en la que nuestra sociedad se debate entre reivindicar la memoria histórica del país–frente a los que piensan que hay que dejar las cosas como están- los Borgias dejan claro que es necesario tener presente el pasado para evitar errores en el futuro.
Además, y en medio de una ola de revisionismo religioso –y también de inmovilismo- en especial por éxitos literarios como El Código da Vinci y Ángeles y Demonios, la historia de una de las familias más influyentes e intrigantes de cuantas han pasado por la Santa Sede aporta un elemento más para el análisis.

Bien es cierto que los Borgia han sido tema de habladurías, leyendas y argumentos literarios –en especial aquellos creados por escritores como Victor Hugo y Alejandro Dumas-. Sin embargo, los historiadores coinciden que la dinastía de los Borgia simbolizó la férrea unión del poder político-económico-religioso que gobernó los designios de buena parte de la Europa del Renacimiento.

La dinastía de los Borgia comenzó con Alfonso de Borgia, nombrado cardenal en 1.444 y Papa de Roma con el nombre de Calixto III. Alfonso, nacido Borja en su Valencia natal, nombraría cardenal y general de las fuerzas papales a su sobrino, Rodrigo Borgia. Éste demostró ser un superviviente en el más amplio sentido de la palabra, moviéndose por los estrechos vericuetos de una Roma condicionada por los príncipes y mandatarios de una Italia dividida en ciudades-estado.
Rodrigo, hombre de una espiritualidad más que cuestionable, tenía claro que se necesitaba un hombre fuerte para devolver a la ciudad de Roma a su antiguo esplendor, empeño que dictó sus acciones en pos de lograr ser nombrado Papa.

Paralelamente a sus intrigas, Rodrigo mantuvo una larga relación amorosa con Vanozza Catani, cortesana procedente de la nobleza –algo habitual en aquellos turbios momentos- quien le daría cuatro vástagos, César, Juan, Godofredo y la pequeña Lucrecia. El futuro Papa no dudaría en utilizarlos como moneda de cambio para aumentar su poder y tejer un intricado tapiz de alianzas entre los reinos de Italia, Francia y España.

Sus acciones, motivadas más por intereses personales que por la espiritualidad de su cargo, siempre gustaron de preservar el nombre de su familia, razón por la cual nombraría cardenales a cerca de medio centenar de familiares suyos.
Entre ellos figuraba su hijo César, personaje tan intrigante y sibilino como su padre. De él se dice que Nicolás Maquiavelo lo tomó de ejemplo para escribir su celebérrimo El Príncipe.

César, nombrado obispo de Pamplona con 17 años y cardenal y arzobispo de Valencia con veinte, abandonaría la carrera religiosa –por la que no sentía ninguna vocación- para pasar a ser el general en jefe de los ejércitos papales en sustitución de su fallecido hermano Juan.
César no sólo fue un hombre ambicioso y ciertamente cruel sino un mecenas capaz de convencer a un indómito Miguel Ángel para que dibujara los planos de la reconstrucción de la basílica de San Pedro.

La tercera en discordia, sumida en la leyenda de su mortíferos encantos, es la pequeña Lucrecia, conocida por sus matrimonios y por las extrañas borgia2muertes que sucedieron a su alrededor. De ella se ha escrito, postulado y fantaseado tanto o más que con la vida de su padre y su hermano César. No obstante, lo que sí está claro es que su vida estuvo condicionada por los deseos de su padre y –en menor medida- por su hermano César, quienes la utilizarían para afianzar el poder y la influencia del apellido Borgia.

No es de extrañar, por lo tanto, que Mario Puzzo, escritor de El Padrino y de un libro dedicado a la familia Borgia, considere que representan la primera de las familias mafiosas de la historia contemporánea.
En esta ocasión, los Borgia están analizados por el trabajo del polifacético y a veces controvertido artista chileno Alejandro Jodorowsky. La sensualidad y la belleza que destila la obra es producto del artista italiano Milo Manara.

Jodorowsky aborda su trabajo con el rigor que toda obra de estas características conlleva, tratando de reflejar la convulsa época en la que se desarrolla la trama. De ahí que junto a los personajes reales de aquel momento histórico, el guionista guste de callejear por una ciudad que, en aquellos momentos, tenía muy poco de santa.

Otro elemento en el que hace especial hincapié Jodorowsky es en las relaciones familiares que mantuvo Rodrigo Borgia con sus hijos, sobre todo con César y Lucrecia. En sus conversaciones asistimos a la antesala de lo que luego se conocerá como la Mafia, donde el poder, el dinero y los lazos familiares conforman una manera de entender la vida.

También hay momentos para el placer y la carnalidad –moneda tan de uso en aquellos momentos como el oro o la plata-. Para ello, Jodorowsky cuenta con el italiano Milo Manara, uno de los mejores artistas gráficos de las últimas décadas. La maestría de Manara, autor consagrado por su dominio de la anatomía humana, –sobre todo la femenina- también está presente en su capacidad por recrear los palacios, plazas, calles y estancias renacentistas, los cuales sirven de escenarios para toda la trama.

El resultado es una obra adulta, rica en matices y también dura y compleja de leer por lo allí expuesto –comparable a cualquier libro escrito sobre el tema. En ella se dan la mano, la historia y la leyenda casi a partes iguales, pintando el cuadro de una de las familias más inquietantes de cuantas llenan los libros de la historia.

El que sea una obra gráfica y no un libro, en el más estricto sentido de la palabra, no significa que no merezca formar parte de esta sección. La calidad de la obra, bien lo merece.

viernes, 12 de junio de 2009

QUIERO SER ASTRONAUTA

qaGuión: Javier Baltanás Gentil.
Dibujos de José Luis Ágreda
Cuento ilustrado formato álbum apaisado, tapa blanda con solapas
Páginas: 92 en blanco y negro
ISBN: 84-609-5240-1
Precio: 12€
Editorial Dibbuks


¿Quién no ha soñado, alguna vez, con ser astronauta? ¿A quién no le gustaría ver la tierra desde el espacio y disfrutar, todavía, con el azul de sus mares y el verde y marrón de sus paisajes?

Para muchos es sólo un sueño, pero para Daniel es mucho más.
Desde que recuerda, su vida está rodeada de cohetes, cartas estelares, telescopios, planos del transbordador espacial y el sueño de llegar a las estrellas. La verdad es que todo aquello no era fruto de la casualidad sino que estaba relacionado con la profesión de su padre, técnico de mantenimiento de la ESA, la Agencia Espacial Europea.

De ahí que su vida girara en torno a todos los acontecimientos relacionados con dicha agencia y las misiones que preparaban en sus instalaciones. Las noticias que cada día traía su padre tras terminar la jornada laboral se convirtieron en piezas fundamentales de su formación y cada vez necesitaba saber más del espacio y sus secretos.
Por ello, no es de extrañar que Daniel quiera, por todos los medios, entrar dentro de las custodiadas instalaciones de la ESA. Su padre siempre le responde lo mismo Ya lo sabes Daniel, sólo puede entrar el personal autorizado.

No obstante, la perseverancia tiene sus recompensas y, al final, su padre accede a “colarlo” en las instalaciones de la ESA, siempre y cuando estuviera dispuesto a respetar una serie de normas.

Daniel, claro está, accedió a todos los requerimientos de su padre, con tal de poder visitar un lugar tan mágico para él como Camelot para los caballeros del rey Arturo.
Claro que, hasta el mejor estratega puedo equivocarse en sus predicciones y eso mismo le ocurrió a Daniel. Y es que en vez de quedarse donde su padre le había dicho, Daniel decidió darse en un paseo por los pasillos de la ESA, momento en el que su aventura espacial comenzó su andadura.

Nada más salir de su escondite, Daniel conoció a Marco, uno de los tripulantes de una misión espacial, el cual, tras agradecer la ayuda de Daniel con las botas de su uniforme, se convertirá en su mentor para que su aventura espacial pase de ser un sueño a transformarse en una realidad.

Conocer a Marco y al resto de los tripulantes de la misión espacial que estaba preparando la Agencia Espacial tampoco supuso un pase de acceso total para el joven astronauta –en especial por el celo de Matías “El estirado”- poco amante de ver niños en medio de su equipo de trabajo. Por fortuna para Daniel y para el resto de los miembros de la misión, su despierta mente y sus conocimientos terminarán por ser decisivos en el desenlace de la esta historia.

Quiero ser astronauta es una de esas historias ideales para recordarnos quienes somos, fuimos y quienes queremos ser, sin empecharnos con la responsabilidad de ser personas mayores en un mundo cada vez más deshumanizado y tecnócrata.
Su autor, Javier Baltanás nos devuelve, con su prosa amena y divertida, el gusto por la ilusión y la manera que se tiene cuando se es más pequeño de superar cualquier reto, por difícil que éste pueda parecer.
Como apoyo para la narración tenemos los acertados dibujos de José Luis Ágreda, de trazo limpio y expresivo, ideales para contarnos las aventuras del joven Daniel.

Muy recomendable para todas las edades, sin importar la edad de los lectores que se acerquen a una aventura literaria como ésta.

viernes, 5 de junio de 2009

CORALINE

Guión: Neil Gaimancoralinelibro
Dibujos: Dave McKean
Páginas: 160
ISBN: 978-84-7888-579-4
Colección: Narrativa juvenil
Precio: 12 €
Ediciones Salamandra


Para la gran mayoría de los aficionados, el nombre de Neil Gaiman está ligado al mundo del noveno arte por sus historias sobre el mundo de los sueños y todos aquellos personajes relacionados con lo onírico y mitológico. Su obra más conocida, Sandman, representa un recorrido por los misterios que rodean la psique humana cuando está el reino de la conciencia para pasar al mundo de los sueños, tan esquivo como atractivo para los humanos.

Pero Gaiman es también un escritor capaz de trasladarnos a donde su pluma y sus palabras quieran, fruto de una capacidad única para envolvernos con las frases sin darnos tiempo a escapar de su embrujo.

Coraline, no Caroline, como se empeñan en llamar a la protagonista de la historia, responde a las mil maravillas a estos postulados, adquiriendo tintes de novela gráfica por lo colorido y detallado de sus descripciones.
La joven Coraline llega a una casa desconocida, un edificio muy antiguo: tenía un desván debajo del tejado, un sótano al que se accedía desde la planta baja y un jardín cubierto de vegetación lleno de viejos árboles de gran tamaño.

Una vez allí, Coraline conocerá a sus extraños vecinos, un peculiar gato y una puerta que parece que no conduce a ningún sitio. Algo demasiado intrigante para una niña despierta como ella que le llevará a descubrir que hay más de un mundo, no sólo el que vemos, y que las cosas son mucho más de lo que parecen a simple vista.

La acción está contada con la misma fluidez de una narración gráfica, dándonos las claves de una manera precisa, casi como si estuviéramos viendo dibujos en vez de leyendo palabras, demostrando las similitudes entre ambos lenguajes y las conexiones existentes entre ambos.
Poco a poco iremos llegando al desenlace, con algunos sobresaltos y muchas sorpresas.

Gaiman demuestra su capacidad para contarnos lo que está, pero no se ve y mantener la atención desde la primera de la palabras hasta la última con una prosa cuidada, pero muy asequible para todos.
Todo un placer para los amantes de las narraciones imaginativas y misteriosas, contadas con el pulso que ha convertido a su autor en uno de los grandes narradores de la actualidad.

Como complemento, el ilustrador Dave McKean, colaborador habitual en otros proyectos gráficos de Gaiman, nos da muestras de su talento, reproduciendo momento claves de la historia de Coraline y su nueva... casa.

Ahora, Coraline da el salto a la gran pantalla, de la mano del director coralinecartelHenry Selick, responsable de dos joyas de la animación contemporánea como son Pesadilla antes de Navidad y James y el melocotón gigante. Selick también es responsable del guión, una labor para la que ha contado con la ayuda del propio Gaiman.

Además, la película de animación dirigida por Selick, se presenta en 3D (tres dimensiones) digitales, técnica que se está convirtiendo en la favorita para todos los grandes estudios de animación, empezando por Pixar y su nueva película Up.

Y les puedo asegurar que estas 3D nada tienen que ver con las antiguas, con aquellas horribles gafas de cartón, con los cristales de color rojo y azul.

Para aquellos que no tengan demasiado tiempo para leer, o les de pereza hacerlo, la editorial Harper Collins, dentro de su sello Harper Children?s Audio, presenta el Audio-Book de Coraline, narrado por el propio Neil Gaiman

. abc



Los Audio-Books, son libros leídos por sus propios autores, y cuya implantación nunca ha sido significativa en el mercado español. Esto no sucede en el mercado anglosajón, en el cual es posible encontrar Audio-Books de los principales títulos del mercado.

La única pega es que, la narración es en inglés, algo lógico dada la nacionalidad del autor pero que no debería ser un problema, dada la cuidada dicción de Gaiman y la propia temática de la historia. Para más información, visite la página:

http://www.harpercollins.com/books/9780060510480/Coraline/index.aspx

domingo, 31 de mayo de 2009

PELÓN Y CARLITOS

Guión: Ricardo ESTEBAN pc
Dibujo: y color Ricardo MACHUCA
Páginas: 24 págs. Color
Formato: Cartoné
ISBN: 8495851040.
ISBN-13: 9788495851048
Precio: 10€
Editorial: Dibbuks


Pocas veces se ha visto en un libro la relación que existe entre un niño y sus juguetes de una manera tan clara como en este cuento. Y uno de los aciertos de esta historia es, además de su lectura amena y sencilla, las magníficas ilustraciones de Ricardo Machuca.

Los protagonistas de esta historia son, indiscutiblemente, una niña y dos muñecos. Entre ellos se formará un vínculo inseparable, dado que la niña se los lleva a cualquier sitio, juega con ellos, duerme con ellos, son, literalmente, su sombra.
Los problemas vendrán cuando, de tanto uso, duchas en la lavadora, y puntadas varias, los pobres muñecos ya no den más de si. Sin embargo, siempre hay alguien con un corazón de oro que, aguja e hilo en ristre, consigue volver a llenar la casa de horas interminables de juegos con los muñecos.

Esta historia es el testimonio de cualquier niño o niña de cualquier país que haya tenido un muñeco o muñecos especiales. ¿Quién no se acuerda de aquél con el que nos íbamos a la cama, y al que nos aferrábamos las noches de tormenta, o el que, secretamente, deslizábamos –cuando ya éramos un poco más mayores- en la mochila de acampada para que nos protegiese cuando estuviéramos lejos de papá y mamá?

Pelón y Carlitos es un bonito homenaje a todos aquellos muñecos, muñecas, osos de peluche y animalitos varios que fueron imprescindibles para nosotros cuando éramos más pequeños y que, aún hoy, -y no me avergüenza decirlo- les tenemos un cariño especial.

lunes, 25 de mayo de 2009

LA SOLEDAD DEL CABALLO SIN JINETE

Carlos Puertoes
ISBN: 9788467516715
Precio: 7.80 €
Páginas: 256
Encuadernación: Rústica
Ediciones S.M


La última semana del mes de enero de 1.977 supuso el colofón de una serie de trágicos sucesos que comenzaron el día 23 de enero con la muerte, a manos de pistoleros fascistas, del estudiante Arturo Ruiz.
En aquellos momentos, en donde flotaba el fantasma de la legalización del demonizado por la dictadura Partido Comunista de España (PCE), por parte del gobierno de Adolfo Suárez, los grupos de extrema derecha que se oponían al cambio que se avecinaba, con siglas como la Alianza Apostólica Anticomunista (AAA o "Triple A"), Antiterrorismo ETA (ATE), Grupos Armados Españoles (GAE), Guerrilleros de Cristo Rey, Batallón Vasco Español (BVE) entraron en una época de hiperactividad.


Según un antiguo militar, uno de los responsables del asesinato del dirigente etarra José Miguel Beñaran Ordeñana, “Argala” –a su vez responsable, éste, del asesinato del almirante Carrero Blanco-, “todos esos nombre sólo eran siglas, las cuales se iban utilizando conforme se necesitaba”.
La verdadera tutela de los atentados la tenían agentes del servicio secreto SECED (Servicio Central de Documentación), con dinero y manos libres para actuar al margen de la ley.

Durante la mañana del día 24 de enero, el GRAPO (Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre) había secuestrado al teniente general Emilio Villaescusa Quilis, presidente del Consejo Superior de Justicia Militar.

A las 16.20 de la tarde moría la joven estudiante Mari Luz Nájera, como consecuencia del impacto, en pleno rostro, de un bote de humo lanzado por los antidisturbios durante una manifestación de protesta por la muerte de Arturo Ruiz celebrada esa mañana.

Y esa misma noche, a las 22.30, tres individuos armados penetraron en el portal número 55 de la calle Atocha y se ocultaron un poco más arriba de la planta tercera, donde había un despacho de abogados laboralistas de Comisiones Obreras (CCOO), la mayoría de los cuales pertenecían al PCE.
Los asesinos buscaban a Joaquín Navarro, considerado como el "enemigo número uno" del decadente sindicato vertical franquista, y quien había sido una pieza clave en la huelga de transportes que se había desarrollado en las semanas anteriores en la capital.


Éste es el pesado telón de fondo que está presente durante toda la narración de un libro como La soledad del caballo sin jinete. Una de sus protagonistas, una anciana llamada Soledad, fue testigo de los sucesos que se desarrollaron en el bufete situado en la madrileña calle de Atocha y aquellos recuerdos le han acompañado en los últimos treinta años.
A su lado conoceremos a Estrella, una joven de etnia gitana que viaja hasta Madrid, en respuesta a un anuncio puesto por Soledad, para encontrar una chica que le acompañe y le ayude en las tareas cotidianas.

Sin embargo, hay otra razón para el viaje de Estrella hasta la capital de nuestro país. Estrella quiere encontrar alguna respuesta que le ayude a entender la muerte de su hermano Julián, el cual murió desangrado sobre su cama, en el hostal en el que vivía, tras ser apuñalado por unos desconocidos.

A Estrella se le escapan las razones que puedan justificar un acto como aquel. La única ilusión de Julián era convertirse en un bailador famoso y por ello decidió trasladarse hasta la capital. Su muerte y la ausencia de respuestas a las muchas preguntas que asaltaban la mente de Estrella terminaron por decidirla a emprender el mismo camino que su hermano.
Para su viaje sólo tiene un pequeño caballo de jade verde que su hermano se dejó olvidado y que se había convertido en una especie de talismán, como ya lo fuera de su Julián.

Un caballo de cara triste que parecía echar de menos a su jinete. Porque era evidente que aquel caballo había tenido un jinete, como lo demostraba el que aún conservara, en uno de sus costados, la bota del que lo había montado.

Al principio ambas mujeres deberán aprender a convivir juntas, pero tanto el talante de la anciana como el de Estrella son los idóneos para lograrlo en un poco tiempo. Cada una irá aprendiendo de la otra, a la vez que comienzan a compartir secretos cada vez más íntimos.
Lo que no estaba en los planes de ninguna de las dos era descubrir que la misma intransigencia que fuera el motor de los asesinatos de los abogados de la calle de Atocha, estuviera también en la base de la muerte del hermano de Estrella.

Los responsables de la muerte de tres abogados, un estudiante de derecho y un auxiliar administrativo, además de graves heridas a otras cuatro personas –entre ellas una mujer embarazada que perdió a su bebé- fueron los miembros del comando “Hugo Sosa” de la organización “Alianza Apostólica Anticomunista”, José Fernández Cerrá, Carlos García Juliá, Fernando Lerdo de Tejada, su novia Gloria Herguedas, y Leocadio Jiménez Caravaca.
Como instigador de toda la acción estaba Francisco Albadalejo Corredera, secretario del Sindicato Provincial de Transportes, tremendamente molesto con una huelga en el sector de transportes que, según él, “era del todo inadmisible”.


En el camino que le llevará a Estrella a descubrir la verdad que se esconde tras la muerte de Julián, ésta se cruzará con el mismo monstruo que alimentó dictaduras como la española o la soviética, en plena represión orquestada por el camarada Stalin –tal y como le enseña a Estrella, Soledad-

En esta ocasión se trata de un grupo neonazi llamado Sangre y Honor, los cuales llegaron a tener un puesto en el rastro madrileño en el que repartían propaganda y diversas insignias de la imaginería nacionalsocialista.
Desde su fundación, a finales de los años noventa, Sangre y Honor se había convertido en su grito de guerra detrás del que justificaban la guerra declarada contra las distintas razas, porque, según ellos, de la pureza de la raza surgirá la Europa aria. De nuestra venganza, con la sangre derramada por los judíos y los masones, volveremos a la España Una, Grande y Libre, la España que nunca debió dejar de ser.


Para Estrella el descubrimiento le hará entender los temores que, durante tantos años, habían perseguido a Soledad, sobre todo después de la muerte del marido de la anciana. Además, Estrella se dará cuenta de que aún quedan muchas barreras por derribar en nuestra sociedad moderna.

Uno de los supervivientes de la noche del 24 de enero de 1.977 Miguel Sarabia (fallecido en enero del presente año 2.007) destacó en su momento: Aunque ahora parezca poca cosa, el juicio de los asesinos de Atocha, en 1980 -pese a la arrogancia de los acusados, con camisa azul y muchos asistentes, también de uniforme-, fue la primera vez que la extrema derecha fue sentada en el banquillo, juzgada y condenada. Con el atentado buscaban una huelga general que desencadenara el golpe de Estado... Pero no lo consiguieron.

La muerte de Julián demuestra, tanto a Estrella como a los lectores, que, a pesar del tiempo transcurrido, todavía hay muchos que piensan que “cualquier tiempo pasado fue mejor” y están dispuestos a cualquier cosa para lograrlo.
Lo paradójico del caso, tal y como le comenta Soledad a Estrella, es que quienes más tenían en ese momento –y en la actualidad- fueron quienes más apoyaron todos aquellos sucesos, buscando no perder la situación de privilegio en la que se encontraban.

El resto de esta magnífica historia, pensada para un público juvenil, pero recomendada para cualquier edad, se esconde en este libro que merece la pena ser leído, en el año que se conmemoran los treinta años de los sucesos del número 55 de la calle de Atocha.