jueves, 13 de septiembre de 2007

LA SAGA DE LOS CONFINES: LOS DIAS EL VENADO

Liliana Bodoc
Ediciones Edhasa
313 páginas
19€

Una serie de confusos presagios sacuden las Tierras Fértiles. Antiguos códices alertan sobre la llegada de visitantes procedentes de las Tierras Antiguas, pero sus intenciones son desconocidas para la Magia.

Ante el desconcierto, los Astrónomos de la ciudad de Beleram convocan una gran reunión secreta en la que estarán representados los ocho clanes de las Tierras Fértiles.

Juntos sellan una alianza frente a la inminente llegada de grandes cambios. Dulkancellin, noble guerrero husihuilke, se verá obligado a abandonar los austeros territorios de los Confines y erigirse en el líder que afronte la profecía.
 
Los días del venado inicia la trilogía conocida como La Saga de los Confines, todo  un éxito de ventas, avalado por la prensa argentina como revelación literaria del año 2.000.
Con una delicada prosa poética, la cual bebe de influencias como el maestro J.R.R. Tolkien o de los mitos y leyendas de los mapuches, su autora, Liliana Bodoc, construye una alegoría sobre la conquista de América. En su historia se encuentran las Tierras Fértiles (América) en oposición a las Tierras Antiguas (Europa).

Los pueblos libres de las Tierras Fértiles, tribus seminómadas, son gentes que conocen y respetan los rigores de la naturaleza, al mismo tiempo que defienden su independencia.
Por el contrario, los extranjeros (también llamados bóreos o sideresios) se presentan como el impulso civilizador, no exento de peligros y cambios drásticos para los habitantes de las Tierras Fértiles.
El choque entre ambas concepciones de vida desembocará en un enfrentamiento que cambiará el modo de vida de todo un pueblo.
 
La novela está protagonizada por tres personajes: Dulkancellin, Kupuka, el anciano y sabio Brujo de la Tierra y Cucub, pequeño y simpático mensajero cuya intervención será clave. Cada uno representa una manera de entender la vida, la cual sirve para que el lector se sienta identificado con uno o con otro personaje.

El estilo de Bodoc no sólo ha sido comparado con el de Tolkien sino con el de otra literata de reconocido prestigio dentro del mundo del fantástico, Ursula K. Le Guin. Ambas comparten su gusto por narrar sucesos, en medio de una forma de vida basada en la confianza mutua, el respeto por la naturaleza y la no dependencia en la tecnología.
 
Otro acierto es el tono ameno y lenguaje accesible de la narración, muy adecuado para edades juveniles. No en vano, la autora incluye buena parte de las convenciones y tópicos habituales en este tipo de obras; es decir, capítulos breves y abundante diálogo que facilitan la lectura, personajes estereotipados, y un predecible juego de traiciones y misterios.
Todo sirve para lograr mantener atrapado al lector mientras duran las 313 de esta primera entrega de la trilogía de La Saga de los confines.

No hay comentarios:

Publicar un comentario