martes, 28 de agosto de 2007

UN RATON DE BIBLIOTECA

 Jordi Sierra i Fabra
Ilustraciones de Fernando Güell
Colección LEO con Disney
Editorial: Espasa Calpe
Páginas: 111
Precio: 7€


Para aquellos que no lo sepan, Mickey Mouse, o el ratón Mickey, si lo prefieren, nació en 1.928, por “culpa” de Walt Disney y Ub Iwerks. Desde aquellos primeros días muchas cosas han pasado y una de ellas, sin posible contestación, es que Mickey es uno de los iconos de la cultura popular del siglo XX y del siglo en el que ahora estamos viviendo.

¿Pero que hubiese ocurrido si la idea de crear un ratón como el mencionado Mickey -dotado de las señas de identidad de un ser humano, salvo por el tema de las grandes orejas y la respingona nariz- no hubiese sido bien acepada por el editor al frente del dibujante que lo creo?
En este caso, y tal como nos cuenta Jordi Sierra i Fabra en las páginas de este libro, la hoja de papel en la que nació Mickey, habría terminado en la basura.

Claro que un personaje como éste no se podía resignar a terminar su historia de una manera tan simple. Nuestro ratón favorito no estaba dispuesto a abandonar este mundo sin decir su última palabra.

Así que Mickey esperó a que todo el despacho estuviera silencioso y la noche dominara con su quietud el entorno. Cuando estuvo seguro de que todo estaba en calma, se movió. Primero asomó la nariz. Segundo, alargó las orejas. Tercero, movió sus manos y sus patas… Finalmente abrió la boca de par en par, le guiñó un ojo a un bolígrafo gastado y a  un pedazo de goma de borrar muy usada, y echó a andar.

Como verán el carácter intrépido del personaje, el cual ha mostrado con mayor o menor fortuna – ¿recuerdan los resultados del mencionado “carácter intrépido” en la película Fantasía?- surgió desde el primer momento y, gracias a él, los lectores de este apasionante libro podrán vivir una gran aventura a lomos de algunas de las mejores obras de la literatura universal.

Y es que, tras abandonar la hoja de papel que le vio nacer y adentrarse en el mundo real, Mickey comenzó su camino por algunos de los libros inmortales de la literatura de todos los tiempos. Nada más empezar su recorrido, Mickey conocerá  al Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, creación del genial Miguel de Cervantes. Con el caballero de la triste figura Mickey vivirá la primera de sus literarias aventuras a lomos de un brioso corcel como Rocinante.

Después, el ratón cruzará su camino con el intrépido capitán Simbad, el cual le contará todas sus historias, capaces de llenar “mil y una noches de cuentos”. Las historias narradas por el marino servirán para Scheznarda, la nueva esposa del sultán, el mismo que ha jurado matar cada día a una doncella, después de casarse con ella. Mickey le dice que, tras escuchar todas las historias que conoce, el sultán a buen seguro que la perdonará.

Tras marchase dejando a Scheznarda en plena narración de la primera de sus historias, Mickey conocerá al  pequeño príncipe que vive en un pequeño planeta y que fue creado por el genio aviador y escritor Antoine de Saint-Exupéry.

Mickey terminará siendo el responsable de que el pequeño príncipe conozca a la Alicia que viajó a través del espejo, según la obra de Lewis Carroll. Gracias al intrépido Mickey, Alicia logró escapar del País de la maravillas con la cabeza en su sitio y, de paso, conocer al pequeño y encantador príncipe.

Cuando Mickey volvió al mundo que lo vio nacer estaba cansado, pero muy contento por todas las aventuras que había podido vivir dentro de aquellos libros. Miró a derecha e izquierda. Por uno y otro lado los libros formaban un ejército de expectativas, el reclamo más fascinante, el misterio. ¿Serían todos como los que acababa de visitar?... Mickey ya no esperó más, así que volvió a meterse entre los libros y se lanzó de cabeza al siguiente, sin leer siquiera el título. Mejor la sorpresa.

Libro de lectura apasionante, tanto para quienes se acercan por primera vez al mundo de la lectura como para quienes lleven tiempo sin cultivarla. Es todo un canto a la imaginación, los sueños y los misterios que se esconden tras las hojas de papel que forman un libro cualquiera, de aquellos que se encuentran en las estanterías de cualquier casa y en los que nunca hemos terminado de reparar. 

Por ello, y siguiendo las indicaciones de alguien tan versado en la materia como Mickey Mouse, lo mejor que pueden hacer, después de leerse este libro, es fijarse en esos libros “olvidados” y darles una oportunidad. Seguro que se lo pasarán tan bien como Mickey en su viaje por los mundos de Cervantes, Carroll o las historias que llenan las páginas de “Las mil y una noches”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario