jueves, 3 de mayo de 2007

NO HAY GALLETAS PARA LOS DUENDES

Título: No hay galletas para los duendes 
Autor: Cornelia Funke
Editorial: Ediciones Siruela
Páginas: 225 páginas
Precio: 17,90 euros    

Cornelia Funke, la genial autora alemana, nos vuelve a sorprender con una nueva historia que ilustra ella misma. Esta vez, los protagonistas son tres duendes, Bisbita, Cabeza de Fuego, y Sietepuntos que, en vistas de que llega el invierno, deberán ingeniárselas para buscar comida y no acabar muertos de hambre.

Antes, cuando Bisbita era una duende pequeña, estos seres podían alimentarse de lo que había en el bosque; es decir, setas, bayas, frutos y cualquier otra cosa que encontraran. Ahora, sin embargo, están obligados a robar comida de los humanos, dado que éstos se han dedicado a contaminar el bosque, a expoliarlo y a hacerlo, literalmente, impracticable para este uso.
Hay que decir que esta empresa, la de recoger provisiones para el invierno, es harto complicada, más si se tiene las pequeñas dimensiones con las que cuenta un misterioso ser de éstos. Por ello, cosas como entrar en una casa o pasear por un camping, bastante rutinarias para nosotros, los humanos, se vuelven en aventuras increíbles, tipo Misión Imposible, con peligro de muerte incluido para estos tres simpáticos, decididos, peludos y hambrientos amigos.

Bisbita, Cabeza de Fuego y Sietepuntos vivirán una aventura increíble, digna de cualquier trabajo de Hércules, o película de espías, que hace cierta el refrán que dice “El hambre es tan maestra que hasta a los animales adiestra”.

Tras sufrir el robo de sus preciadas provisiones, las mismas que casi les cuestan un disgusto, los tres amigos se verán metidos hasta las narices en una situación dramática, con jefe de banda de duendes saqueadores, prisioneros-esclavos y duendes drogados incluidos y todo porque el hambre aprieta, y si no que se lo digan a Sietepuntos.

Por cierto, ¿conseguirán nuestros peludos amigos las galletas que dan título a este libro? Eso dependerá de las dotes de actor de Cabeza de Fuego, de la rapidez de Bisbita, y de las dotes de diplomacia y persuasión de Sietepuntos, con lo que la aventura está garantizada.

En este relato se entremezcla ironía, amistad, humor, denuncia por la situación del planeta, acción y suspense con los principios de la libertad, una guerra fraticida -con duendes que se comportan aún peor que los humanos, y eso ya es mucho decir- en un mundo mágico con toques de realidad para darnos una magnífica metáfora de nuestra sociedad y es, ante todo, un entretenimiento estupendo para los lectores de cualquier edad, siempre y cuando sientan fascinación por mundos y seres mágicos.

1 comentario:

  1. ¡NADA DE GALLETAS! ¡Por golosos! y por romper cosas. Lo que es en mi casa rompen cosas de lo lindo.

    ResponderEliminar