martes, 22 de mayo de 2007

LA FISICA DE LOS SUPERHEROES

Título: La física de los superhéroes 
Autor: James Kakalios
Editorial: Ma Non Troppo. Un sello de Ediciones Robinbook.
Páginas: 366 páginas
Precio: 21,95 euros    

Para quienes nos confesamos alumnos de la rama de “letras”, las ciencias y, en especial, la física, siempre nos supuso un escollo casi insalvable. Comparado con las facilidades y atractivo que clases como lengua, literatura o historia podían tener en nuestro horario escolar, la rama “científica” no gozaba de tanta consideración por nuestra parte.

 De todas maneras, puede que la forma o la manera en la que nos explicaban aquellos conceptos como velocidad, masa, fuerza, potencia o inercia se nos atojaran demasiado abstractos para nuestra capacidad de entendimiento. Al igual que a un autor de literatura hay que llegar a entenderlo en su momento histórico y dentro de una determinada corriente estilística, la física tiene unos principios y unas motivaciones, las cuales no siempre quedan claras, merced a los ejemplos que habitualmente se exponen en clase.

Muy distinto sería, por ejemplo, si un profesor nos hubiese planteado la siguiente cuestión: ¿Creen ustedes que la telaraña que utiliza Spider-man es capaz de columpiarle tal y como aparece en las páginas de los cómic? Y además, ¿puede sujetar a Mary Jane cuando recorren los tejados de la ciudad de Nueva York? Dejando a un lado el gusto por el lenguaje gráfico, personajes como Spider-man han pasado a formar parte del imaginario de muchas de las personas de a pié, gracias a las tres adaptaciones cinematográficas estrenadas en los cines. Y no es tan extraño pensar que a muchos se les puede haber ocurrido tal cuestión mientras disfrutaba viendo a Peter Parker lanzando su telaraña para alcanzar el siguiente edificio.

Pues, por extraño que pueda parecer –en especial para los estudiantes de nuestro país que todavía deben soportar demasiada teoría y poca práctica en las aulas- un profesor de Ciencias Físicas, James Kakalios, doctor por la universidad de Chicago, ha escrito un libro que explica éstas y otras cuestiones. Kakalios, investigador, docente, y amante de los cómics, decidió reunir en un libro todas aquellas preguntas que se nos pueden venir a la mente cuando estamos leyendo un cómic y, de un tiempo a esta parte, viendo una película en los cines, cuyos personajes nacieron en el formato gráfico. Puede que, a primera vista, un libro titulado La física de los Superhéroes, genere cierto rechazo entre quienes no sentimos mucha querencia por dicha disciplina –tal y como explico al principio de esta reseña-.

Sin embargo, desde la introducción, Kakalios deja bien claro que sus observaciones estarán basadas en sencillas fórmulas físicas, las cuales se entienden aplicando un poco de “sentido común”, tal cual lo expresa él mismo. No negaré que, al principio, uno deba estar provisto de un lápiz y goma para subrayar algunos de dichos conceptos y así poder recurrir a ellos, por si hiciera falta. No obstante, una vez que uno lee las primeras páginas, queda claro que la labor docente de Kakalios ayuda mucho a la mejor y rápida compresión de cada uno de los casos teóricos que el investigador nos propondrá, a continuación.

El libro arranca analizando la historia de los superhéroes, de manera breve, para luego centrarse en el personaje más conocido del noveno arte, Superman. A través de él, analizaremos las leyes de la fuerza y el movimiento, partiendo de la capacidad del héroe para saltar por elevados edificios. Para lograrlo, Kakalios recurre a la fórmula Fuerza=masa por aceleración y lo hace de una manera simple y sencilla –casi como si se tratara de una lección para niños de primer grado-. Después le llegará el turno a la gravedad de Krypton comparándola con la que soportamos en la Tierra buscando, con ello, explicar los súper poderes de Kal-El.

Los siguientes capítulos están de plena actualidad al estar dedicados al simpático vecino arácnido, Spider-man. El primero está dedicado a uno de los momentos más trágicos y recordados de la historia del “trepamuros” y que el director Sam Raimi ha homenajeado en la primera y en la tercera entrega de su saga cinematográfica. Me refiero a la muerte de Gwen Stacy, a manos del demente Duende. Muchos recordarán las páginas del Amazing Spider-man 121, número en que asistimos a los desesperados intentos de Parker por alcanzar el cuerpo de una Gwen que cae, inexorablemente, desde lo alto del puente George Washington, tras ser empujada por el duende. Las viñetas que componen la página son agónicas y uno se teme lo peor, a pesar de que Parker logra atraparla antes de que impacte contra el agua. Al final los peores temores se confirman y Gwen está muerta cuando Spider-man logra llevarla hasta él. Lo peor es la sensación que le queda a uno, preguntándose si Gwen ya estaba muerta o si la onomatopeya ¡Snap! -la cual se escucha cuando la telaraña de Spider-man logra sujetar el cuerpo de su novia- significa lo que Kakalios termina por confirmar, tras siete interesante, amenas y elaboradas páginas.

Después llegará el turno de saber si la tela de araña puede o no sujetar al vecino arácnido, Las hazañas de Flash, las cualidades del hombre hormiga –Ant Man-, los poderes de Elektro y Magneto, Meteorología Mutante, Viaje al Microuniverso y, para terminar, un divertido capítulo sobre Las meteduras de pata de los Superhéroes.

Cuando uno llega al final, lo mejor es comprobar, por lo menos en mi caso, que la física también puede ser divertida, con un claro reflejo en la realidad cotidiana –aunque sea en el mundo de los cómics- y que la teoría termina siendo muy árida sino se le añade una dosis de práctica.

Por cierto, si quieren enterarse si la telaraña de Spider-man es capaz de hacer las cosas que hemos visto en, por ejemplo, Spider-man 3, sólo tienen que leerse el cuarto capítulo de La física de Superhéroes y seguro que se sorprenderán con lo que comenta el profesor James Kakalios.

Agradezco a Ediciones Robinbook y a Eduardo Serradilla las facilidades dadas para la redacción de esta reseña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario